Un Internado donde nada es lo que parece. Dos jóvenes atraídos por una fuerza magnética. Un secreto oscuro y peligroso. Y una única certeza: entregarse al amor es jugar con fuego...
 
ÍndiceÍndice  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Dom Ago 17, 2008 11:30 pm

Como ya he dicho, voy a colgar aki mis fics tambn Este es una adaptacion de la historia de Anastasia, tanto la real como la pelicula


CAPITULO I: EL SUEÑO
Gritos. Disparos. Amenazas. Ruido. Un incesante ruido en el que no se distinguía nada salvo una voz. Una angelical y dulce voz que sonaba llena de miedo y desesperación. Voz que iba acompañada de un rostro hermoso, pero lleno de miedo y dolor. Era una mujer realmente hermosa, rubia, con ojos azules de unos treinta y pico años que vestía un elegante vestido de fiesta color crema largo y con una pequeña corona cuidadosamente colocada sobre un exquisito peinado.
- Llévatela - Le gritaba a alguien detrás de mí, pero yo no podía girarme para observar al recetor de tal orden.
- Intentes lo que intentes, ella también morirá – Era la voz de un hombre, proveniente de detrás de la mujer.
Esta se giro asustada hacia aquel hombre de aspecto sombrío que vestía un traje negro con una capa de un tono verde oscuro que bien podría confundirse con el negro. El hombre se acercó a la mujer y, aunque no lo pude ver con claridad, observe como la mujer emitía un gemido de dolor ante la puñalada que el hombre le propinó – No deberías haberme rechazado – Hundió un poco mas la daga – No te preocupes, tu querida hija irá detrás. La ultima de la lista será la ultima en morir – Esto ultimo lo dijo mirándome a los ojos con esos enormes ojos verdes llenos de ira y venganza.
En ese momento sentí unos brazos tirar de mi y devolverme al mundo real.


Última edición por Lucy Anne Cullen el Dom Abr 12, 2009 12:44 am, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Lun Ago 18, 2008 2:33 am

Oye, y ya los iras siguiendo todos a la vez, no nos iras a dejar tiradas con la historia en el punto más interesante, no? Como ya dije en otro fic, me gusta, pero demasiado corto.
Una petición, podrías poner la historia en otro color, es que no se puede leer muy bien.

Kisses from hell
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Ago 19, 2008 1:12 am

Otro cap!!!


CAPITULO II: ELIZABETH
Desperté empapada en sudor como casi todas las noches. Me incorpore en la cama y observe la hora en mi reloj de mesa. Las cinco y media. Solo me quedaba media hora para levantarme e ir al colegio y como no me veía capaz de volver a dormir un poco mas, me levante, cogí mi ropa y me metí en el baño para ducharme. Después de una relajante ducha caliente, la cual necesitaba, me seque mi corto pelo castaño. Hacia solo cuatro días había ido a la peluquería a cambiarme de look. Antes tenía el pelo por debajo del hombro y un flequillo de lado que permanecía rizado los 365 días del año pero había decidido cortármelo ya que era lo que yo realmente quería. Ahora me quedaba muchísimo mejor y los reflejos rubios lo favorecían. Aquella mujer rubia de mis sueños me había hecho pensar en como me quedaría a mi el pelo rubio y tras mucho meditarlo, me decidí por las mechas.
Después de vestirme, salí del baño para recoger las cosas del colegio. Me quede en la puerta observando detalladamente mi habitación. Era enorme, decorada de forma exquisita con una gran cama con cortinas y cocha azules marino y dos escritorios uno de ellos con un ordenador de sobremesa de última generación y en otra descansaba mi portátil aunque en realidad en aquella mesa hacia mis deberes.
Al otro lado de la habitación había un sofá de dos plazas azul marino, mi favorito, y justo en frente una gran tele de plasma con TDT, digital +, imagenio y todo lo que podía tener una tele además de un DVD, la Play 3 y la Wii. Suspire ante la visión de todos aquellos lujos que no eran sino el resultado de tener una abuela millonaria.
Cogí mi cartera, también del tipo que solo llevan las ricachonas y me dispuse a salir de mi cuarto para desayunar en la cocina por un solo día.
Cuando llegue, sorprendí a Jessica, nuestra cocinera, la cual me preparaba un desayuno exquisito que me llevaba todos los días a la habitación.
- Buenos días, Jessica - Le sonreí mientras entraba en la cocina.
- Buenos días, Señorita Elizabeth - Saludo cortésmente sorprendida.
- Cuantas veces tengo que decirte que me llames Liz, no me gusta lo de señorita - Me queje. Realmente no me gustaba que me trataran de superior solo porque fuera la heredera de aquella casa.
- Discúlpeme, Señorita Liz - Bueno algo mejoro...- Supongo que la Señorita querrá desayunar.
- Si, por favor Jessica- Dicho esto se giro a terminar mi desayuno - Por cierto, Jessica ¿Donde esta mi abuela? - Como si ya no supiera la respuesta.
- La Señora no se encuentra en la casa. Se marcho....-
- De viaje - La corte- Lo de siempre.
Desde que tenia cuatro años había vivido con mi abuela después de que mis padres murieran en un accidente de tráfico y prácticamente el noventa por ciento del tiempo que llevaba con ella lo pasaba de viaje. Pero yo no podía decir nada, por lo que sabia era por su trabajo del cual no sabía nada.
- No se enfade Señorita, usted sabe que su abuela lo hace por trabajo, obligada, no porque lo quiera. Estoy segura de que si fuera por la Señora, pasaría todo el tiempo del mundo con usted - Jessica siempre tan positiva pero resulta difícil pensar eso de mi abuela ya que cuando nos veíamos, que era muy poco, siempre terminábamos enfadadas por cualquier cosa como por ejemplo....
- Jessica,- la nombrada se giro hacia mí - Cuando se fue..... ¿Seguía enfadada? - habíamos tenido una discusión por mi corte de pelo ya que ella me tenia prohibido tener el pelo corto.
- No mostró ningún signo de enfado cuando entró en su cuarto a despedirse de usted- Me sonrió Jessica mientras me preparaba la mesa colocando el desayuno- La Señora la quiere tanto que no puede evitar darla un beso y susurrarle un ''te quiero, mi niña'' cada vez que se va por muy enfadada que estuviera antes- si ya lo decía yo, Jessica tan positiva.
Comencé a tomarme el desayuno y cuando termine Jessica se apresuro a recogerlo todo. Dándole las gracias salí de la cocina y me dirigí al vestíbulo donde ya me esperaba Charles, nuestro mayordomo.
- Muy buenos días, Señorita Liz - Me saludo Charles. El era uno de los pocos miembros del servicio que me llamaba así siempre que se dirigía a mí.
- Buenos días, Charles ¿Donde esta Miguel? - Miguel era mi chofer personal, el me llevaba donde quería incluso sin el consentimiento de mi abuela.
- Le espera en el coche, tenga - Me ayudo a ponerme mi carísimo abrigo y me abrió la puerta- Que pase un buen día en la escuela, Señorita. Hasta la tarde.
- Adiós Charles- Me despedí saliendo por la puerta.
Baje las escaleras de la entrada de aquella mansión y justo al final me esperaba Miguel con la puerta trasera de mi mercedes azul marino abierta.
Había llegado a un acuerdo con mi abuela. Dejaría que Miguel me llevara si lo hacia en mi coche y no en la espaciosa limusina en la que viajaba antes de tener edad
- Buenos días, Señorita Liz - Sonrió Miguel. Miguel era mi confidente, no había nada que no le contara y el me ayudaba en lo que podía y me guardaba los secretos.
- Me temo que no- Me dijo mientras entraba en el coche- Además, creía que usted prefería estar en el colegio a estar en la mansión- Afirmo no pregunto.
- ¡Claro que me gusta! Es el único lugar en el que me tratan de tu y no de usted - Le dije mientras Miguel se sentaba en el asiento del conductor y cerraba la puerta. Miguel rió y encendió el motor - Miguel ¿podrías poner....- No me dejo terminar la pregunta ya que antes de eso empezó a sonar Monsoon de Tokio Hotel, mi canción favorita- Gracias- Como dije Miguel era el que mejor me conocía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Ago 19, 2008 4:29 pm

Que chungo criarte casi sin familia... Escribes muy bien, me gusta. Siguela cuando puedas.

Kisses from hell
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
Edhelgrim
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 312
Fecha de inscripción : 09/07/2008
Edad : 25
Localización : Viviendo en mi imaginación...

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Ago 19, 2008 8:50 pm

Si! A mi también me gusta!

Continúa pronto Wink

_________________


<<Lucas and company una de las cosas perfectas en este mundo imperfecto>>
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://elrincondelocio.mundoforo.com
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Ago 19, 2008 9:22 pm

Veo que este es el fic que mas gusta jajajajja Aki otro capi!


CAPITULO 3: EL COLEGIO
Después de un largo viaje, ya que la escuela no es que estuviera cerca de casa, llegamos por fin a aquella enorme mansión que era mi escuela. Era la institución más cara del país. En Sant James' School enseñaban de manera realmente dura a alumnos adinerados aunque si no valías el director era el primero en decirte que te buscaras otra escuela. Era una escuela bilingüe por lo que nos enseñaban desde pequeños ingles, aunque yo hablaba lo perfectamente puesto que era inglesa. También se impartían clases de todos los idiomas posibles, en Sant James buscaban que sus alumnos triunfaran como lo habían hecho sus padres.
- Señorita Liz, ya hemos llegado ¿A que hora vengo a buscarla hoy?- Pregunto Miguel abriéndome la puerta.
- Como siempre, a las dos- Le conteste mientras salía del coche- Gracias por traerme y cuídame el coche ¿vale? - Me gustaba tomarle el pelo con ese tema. Miguel era un perfecto conductor y en todos los estos años no había ni rozado mi coche ni la limusina.
- No se preocupe, su coche esta a salvo - sonrió Miguel. Estas bromas solo las podía hacer con el. Si hacia lo mismo con George, el chofer de mi abuela, ponía cara de póquer - Y ahora será mejor que se de prisa que los Señoritos se impacientan- Me dijo mirando detrás de mi
Me di la vuelta y les vi. Anthony y Elena me esperaban en la puerta. Ellos eran mis mejores amigos además de Nicolás y Maria que supuse, no habrían llegado.
- Será mejor que no les haga esperar mas, adiós miguel - me despedí.
- hasta la tarde, señorita Liz- se metió en el coche y arranco mientras me dirigía a la entrada.
- ¡Ya era hora! - Anthony hizo una mueca ante el grito de Elena - A veces pienso que te olvidas de nosotros - afirmo Elena con tristeza.
- Oh, vamos ¿como iba a olvidarme de la pesada de Elenita?- me miro con los ojos entrecerrados - Era broma, era broma - Empezamos a reírnos los tres
- Ya sabes como es Elena, siempre tan posesiva- Elena le lanzo una mirada asesina a Anthony ante tal comentario. Yo me reí. Elena siempre iba conmigo del brazo a todas partes y no soportaba estar separada de mí ni un fin de semana entero. Éramos como hermanas, no podíamos vivir la una sin la otra.
- JAJAJAJA. Lo siento, Elena. Pero ya sabes que estuve castigada- O algo así. Mi abuela se enfado tanto que le prohibió a Miguel llevarme de compras con Elena y Maria
- La próxima vez procura no cortarte el pelo un viernes, nos ahorrarías el aburrimiento durante un fin de semana entero- Me dijo mientras me cogía un mechón de pelo.
- por cierto, me encanta tu nuevo corte de pelo, te sienta muy bien- Me sonrió Anthony.
- Gracias - Le devolví la sonrisa. No era ningún secreto que estaba colada por el prácticamente desde primaria pero nunca habíamos salido juntos, al menos no los dos solos.
- ¿nos hemos perdido algo? - Pregunto Maria mirándonos a Anthony y a mi- Ves, te dije que te dieras prisa - Se giro a reprocharle a su hermano. Maria y Nicolás eran hermanos mellizos, siempre estaban echándose las culpas de todo pero en realidad no soportaban estar separados.
- No ha pasado nada - Le dijo Elena- Aunque ojalá pasara - Eso ultimo lo dijo en un susurro que gracias a dios Anthony no escucho. Le lance una mirada asesina que ella me devolvió con una sonrisa.
- Oye Nick, por que no vamos entrando- Anthony intento salir de allí ante la escenita que estábamos montando, tres chicas hablando mediante gestos alguno de ellos amenazadores.
- Será lo mejor, os vemos luego - Se despidió Nick corriendo detrás de Anthony que había salido huyendo.
- ¿por que has dicho eso? - Le pregunte a Elena cuando los chicos se alejaron lo suficiente.
- Lo sabes perfectamente- Inquirió Elena.
- Liz, estas colada por el desde primero o mas y esta claro que el también lo esta por ti- Afirmo Mery.
- No se si eso es totalmente cierto y además eso no os concierne- Les comunique.
- Tierra llamando a Liz, nos concierne porque somos tus mejores amigas y a Anthony se le nota en la cara- Me informo Elena.
- Bueno dejemos el tema, vamos a clase que se nos hace tarde- Intente escabullirme, mala idea.
- No te creas que te has librado de nosotras todavía- Amenazo Maria.
- Esta bien l que tu digas- Ya se me ocurriría algo para evitar el dichoso temita.- Vamos a clase.
Nos dirigimos al aula. Elena y yo teníamos matemáticas pero Maria tenía francés. No despedimos antes de entrar. Una vez dentro nos sentamos 4n nuestros sitios en primera fila, No soportaba estar en las últimas filas y mucho menos en matemáticas, sino, no te enterabas de nada. La profesora Asensio entro en la clase justo cuando sonó el timbre que anunciaba el comienzo de la clase. Todos nos levantamos y como siempre empezamos la clase corrigiendo ejercicios. Y como no.....
- Señorita Elizabeth, salga ha corregir los dos primeros ejercicios - Me ordeno. Nunca se rendía. Siempre me hacia salir a mi. Me tenía una manía enorme desde que en 1º la deje en ridículo delante del director. Corrigió un ejercicio mal y yo se lo dije sin mala intención pero por desgracia eso hizo que la privaran de un puesto en la directiva del centro. Desde entonces siempre intentaba avergonzarme delante de la clase sacándome a hacer ejercicios que yo nunca fallaba, Y hoy no iba a ser menos.
Salí a la pizarra y escribí las dos ecuaciones que nos había mandado para el fin de semana. Cuando termine me senté y la profesora se acerco rápidamente a la pizarra para buscar fallos, no para corregir, sino para buscar fallos. Tras comprobar unas diez veces el ejercicio se rindió y me volvió a dar la razón, como todos los días. Tras esto, continuó la clase hasta que sonó el timbre. Tocaba descanso de cinco minutos, los cuales se perdían en el cambio de aulas. Después de despedirme de Elena y Maria, las cuales se dirigían a su clase de informática, caminé hasta mi siguiente aula. Cuando llegué Anthony y Nick me esperaban en la puerta.
- Hey, Liz. ¿Qué tal con Asensio? – Me pregunto irónico Nick.
- Ya sabes, lo de siempre – Le respondí yo con tono aburrido.
- Esa mujer es una rencorosa. No es capaz de aceptar que no puedes equivocarte nunca – Anthony piropeándome como siempre.
- Muy de acuerdo, es una rencorosa y Liz es mucho mejor que ella – Y Nick, dándole la razón.
- Os equivocáis los dos, no soy perfecta y algún día me equivocaré, solo que no me avergonzaré de ello como ella cree. Yo acepto mis errores, al contrario que ella – Les corregí. No me gustaba la imagen de perfecta que daba, ya que yo no era realmente perfecta. Por mucho que pareciera que en ocasiones presumía de cualquier cosa, en realidad no lo hacia, o al menos, no intencionadamente.
- Bueno chicos, yo me voy a ir yendo a clase que me toca con Jameson. Ah! Por cierto, las chicas y yo hemos estado hablando de quedar el viernes por la noche, ¿os parece? – Preguntó de forma inesperada Nick.
- Claro, ¿A dónde vamos? – Anthony aceptó rotundo. Siempre se unía a todo.
- Los detalles luego los concretamos. Entonces, ¿te apuntas, Liz?- Se dirigió a mi.
- Por supuesto, aunque solo espero que mi abuela no se presente en casa hasta el sábado para evitar otra pelea – Acepté. Un viernes, todos juntos, no se daba así como así.
- Bien, luego nos vemos, bye – Se despidió Nick corriendo a su siguiente clase. Nick tenía ingles americano, mientras que Anthony y yo teníamos física y química. Pero en ese momento me centré en que Anthony y yo estábamos solos, aunque no por mucho…
- Hola, preciosa. ¿Cómo estas? – Me acorraló Juan José.
- Muy bien, J.J. – Le sonreí falsamente – Hasta que has llegado tú – Susurre.
- ¿Cómo dices? – Preguntó confuso, al parecer no me había oído.
- Nada, que no he dicho ni mu – Bromeé con él.
- JAJAJAJA. Tu siempre tan graciosa – Se rió J.J. Aunque su verdadero nombre era Juan José, a él no le parecía buen nombre para un deportista de elite y decidió ponerse J.J. que le parecía ‘’mas molón’’ Palabras textuales.
- Anthony, ¿Por qué no vamos a sentarnos? – Me dirigí a Anthony que nos miraba con una extraña expresión que no conseguí descifrar.
- Por supuesto, adiós J.J. – Se despidió de J.J. y me cogió del brazo evitando que me despidiera. Nos sentamos y empezó la clase.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Miér Ago 20, 2008 12:19 am

Que bien, me encanta que vayas poniendo trozos tan amenudo, así no me haces sufrir.
Oye te quedan muy bien los dialogos, a mi me custa un montón que me queden naturales. Cuelga más pronto, no bajes el ritmo Very Happy

Kisses from hell
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Miér Ago 20, 2008 1:30 am

Como hoy estoy generosa xD Os pongo otro capitulo


CAPITULO IV: ¿QUEDAMOS?
Después de una dura clase de física y química, otra peor de alemán y una desastrosa de gimnasia en la que Elena y yo nos dimos la torta de nuestra vida, llegó la hora del almuerzo. Maria y Nick, que ya habían salido de su clase de literatura, nos esperaban en nuestra mesa de siempre en una esquina un poco apartada del patio. Era la única manera de mantener lejos a los fisgones. Anthony, Elena y yo nos sentamos con ellos, que discutían animadamente.
- Creo que mi plan es mejor, el tuyo tiene un fallo – Se excusó Maria.
- ¿De que habláis? – Me metí yo.
- Del plan del viernes, hemos pensado en ir al cine primero y después a tomar algo todos juntos. ¿Qué os parece? – Informó Nick. Lo cierto es que no sabia que fallo había en aquello pero lo dejé pasar, tratándose de esos dos, cualquier cosa valía para empezar una guerra.
- Me gusta la idea ¿Qué película vemos? – Fue Anthony quien habló, como no.
- Yo me apunto, ¿Qué os parece una peli de miedo? A mi me apetece ver una que estrenaron la semana pasada – Propuso Elena con su aire inocente. Se le notaba demasiado que había trazado el plan detenidamente hace ya…
- Yo prefiero ver una romántica… - Elena le lanzó una mirada significativa a Maria quien no termino su frase, al menos no como quería – me parece bien una de miedo.
- ¿Liz? – Me pregunto Anthony. Eso no valía, no podía decirle que no a él.
- Está bien, me apunto – Me rendí sin más.
Empezamos a charlar animadamente sobre nuestros perspectivos fines de semana cuando se acercó J.J. a incordiar como siempre.
- Hey – Tan frió con mis amigos y, sin embargo,… - Hola guapa – Me saludó sentándose a mi lado empujando a Anthony - ¿Cómo te ha ido el día? – Me preguntó. Como ya dije era un completo petardo. Siempre andaba intentando ligar conmigo pero yo me hacia la tonta como si no me diera cuenta.
- Aburrido, ya sabes… - Siempre intentaba persuadirle y uno de esos métodos de persuasión era dejar ver mi inteligencia para que, al comparar la suya con la mía, se diera cuenta de que no tenia posibilidades. Por desgracia, para él mi inteligencia era igual a su destreza en el deporte, al mismo nivel y, por tanto, compatibles cien por cien.
- Si, ya ves. Esta tarde hay entrenamiento ¿vendrás a verme? – Me preguntó inocentemente.
- No creo que pueda, tengo deberes – Me escabullí como pude.
- Oh, venga. Seguro que puedes hacerme un hueco en tu agenda – Dijo acercándose peligrosamente a mi. Para mi fortuna, mi adonis me salvó a tiempo.
- Veras, J.J. Es que tenemos que estudiar física. Es un tema muy difícil y habíamos quedado hoy – Se interpuso entre J.J. y yo haciendo aumentar la distancia.
- ¿Es eso cierto? – J.J. se dirigió a mí pero no dejó de mirar a Anthony con una mirada un tanto perversa.
- Em, si, si, claro que es cierto. Es que los ejercicios son bastante difíciles – Con tal de escabullirme, lo que fuera.
- Está bien, pues nos vemos – Se despidió de mí aun mirando a Anthony y se alejó.
- ¡Dios!, gracias Anthony. Te debo una- le agradecí.
- Tranquila, yo tampoco le aguanto – Me sonrió Anthony.
- Será mejor que vayamos a clase ya, Anthony. Tenemos que ir al otro edificio. Adiós chicas – Se despidió Nick imprevistamente.
- Adiós – Respondimos las tres a la vez. Miré mi reloj y observe que aun les quedaba tiempo más que de sobra. Lo dejé pasar.
Elena, Maria y yo nos levantamos y fuimos a clase. Teníamos ingles con el profesor Jameson. De camino al aula comenzaron de nuevo con el tema de actualidad.
- Por cierto, ¿de verdad habéis quedado? – Preguntó irónicamente Elena.
- Oh, no, ya empezamos ¿no podéis dejar el temita de una vez? – Supliqué cansada.
- No hasta que nos creas. Te decimos la verdad. Anthony está tan colado por ti que no soporta ni que J.J., el chico mas tonto y con menos posibilidades ante ti de la Tierra, se acerque a ti – Me respondió Maria echándose a reír.
- Eso lo hace porque él es amigo mío y le hecha por hacerme un favor – Respondí intentando sonar convincente.
- ¿Cómo? ¿Pero es que estas cegata o que? ¿No has visto la mirada de Anthony cuando el se te acerca? – Recordé por un momento la cara de Anthony aquella misma mañana cuando se nos acercó J.J. – Su mirada siempre esta llena de celos cuando él se acerca a ti. Estaría dispuesta a asegurar que a Anthony le daría un ataque de celos a lo grande si alguna vez salieras con J.J.- Tras decir esto Elena le pegó un codazo disimulado a Maria y se intercambiaron una mirada hasta que Maria sonrió de oreja a oreja al igual que Elena.
- ¡Dejad de hacer eso! – Dije interponiéndome en medio de las dos. Me ponían nerviosa que se comunicaran de esa forma - ¿Qué estáis pensando vosotras dos? – Pregunté intuyendo algo.
- Nada. Es una cosa de una película que vi el otro día. Nada importante – Se disculpó Maria volviendo a mirarme.
Llegamos a clase, entramos y nos sentamos.
Las horas pasaron y llegó la hora de volver a casa. La entrada estaba a reventar de coches lujosos e incluso alguna que otra limusina, conducidas por sus respectivos chóferes particulares de cada alumno. Busqué con la mirada a Miguel que me esperaba de pie junto a mi coche. Me acerqué a él y el me abrió la puerta.
- Buenas tardes, Señorita Liz ¿Qué tal le ha ido el día? – Preguntó cuando me acerqué.
- Lo de siempre. La profesora Asensio ha intentado ponerme ridículo otra vez, Elena y Maria cinchándome todo el rato, J.J. aproximándose peligrosamente a mi … Ya ves, rutina – Le expliqué todo.
- Voy a tener que hablar con ese J.J. No me gusta la actitud que tiene el Señorito hacia usted – Defendió Miguel. Además de mi confidente era mi protector. No soportaría que nadie me hiciera daño o me molestara.
- No es necesario, Miguel, puedo con él – Le aseguré – Ah, por cierto, Miguel. Hemos quedado para ir al cine este viernes ¿Podrías llevarme? – Pregunté inocentemente.
- Por supuesto, Señorita Liz – Me contestó sonriente – Y al decir hemos, se refiere a… - Empezó irónico.
- A todos, Miguel, a todos. Maria, Nick, Elena, Anthony y yo – Contesté cansada.
- Perdóneme, Señorita Liz, no quería importunarla – Se excusó ante mi tono enfadado.
- No te preocupes Miguel. Lo que pasa es que Elena y Maria han tenido su día de ‘’dar la tabarra con el tema’’ y acabo harta – Respondí.
- Entonces ¿prefiere que ponga música? ¿Tokio Hotel, tal vez? – Me preguntó irónico.
- Por supuesto, Miguel – Respondí sonriente. Miguel si que sabía como hacerme sonreír de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Miér Ago 20, 2008 2:27 am

Aki os dejo las fotos que corresponden a estos capitulos...

Vestido de la mujer del sueño


Coche de Liz


Corona de la mujer del sueño
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Miér Ago 20, 2008 7:33 pm

Ya`podeis ver mis fics, incluyendo este, en fanfiction

http://www.fanfiction.net/~isabellaannacullen
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Jue Ago 21, 2008 1:52 am

Otro capi!!!!


CAPITULO V: MARY HELEN WEISS
Tras el largo viaje de regreso a la mansión con Tokio Hotel sonando todo el camino, llegamos a casa donde me esperaba charles en la puerta. Miguel me abrió la puerta y se despidió llevando el coche al garaje. Subí las escaleras de la entrada y me encontré con Charles.
- Buenas tardes, Señorita Liz. Ha llamado su abuela. Ha dicho que estará aquí de vuelta esta misma noche. También me ha pedido que le diga que quiere hablar con usted cuando llegue a la casa – Me informó Charles con su semblante tranquilo de siempre. Ya podía olvidarme de quedar el viernes con los chicos. Se lo tendría que mencionar a Maria y a Elena en nuestra charla de la tarde.
- Gracias por avisarme, Charles. Y ahora, preferiría ir a mi cuarto. No he dormido bien y me gustaría descansar – Dije entrando en la casa.
- Por supuesto, Señorita Liz. Me aseguraré de que Jessica le lleve un té enseguida – Y partió hacia la cocina.
- Gracias, Charles – Agradecí antes de que desapareciera por la puerta después de colgar mi abrigo en el ropero.
Subí a mi habitación con la intención de descansar un rato. Me cambie a mi chándal ‘’de andar por casa’’ como yo lo llamaba. Esa ropa solo me la ponía cuando estaba en mi habitación, no es que fuera vieja ni nada por el estilo, pero a mi abuela no le gustaba que saliera así a la calle. Una vez vestida, encendí mi portátil para ver mi correo. La bandeja de entrada estaba vacía. De nuevo mi abuela rehusaba de comunicarse directamente conmigo, al menos hasta la noche. Volví a apagar el ordenador y me tumbé en el sofá a ver un poco la televisión. Me puse un capitulo de mi serie favorita, Dark Angel, para después hacer los deberes. Al rato llegó Jessica con mi té y unas pastas. Eran justo las cuatro, hora del té en casa. Al venir de Inglaterra y ser ingleses, conservábamos costumbres típicas como aquella.
- Buenas tardes, Señorita Liz ¿Puedo pasar? Le traigo su té – Preguntó educadamente abriendo la puerta. Me giré para verla.
- Claro, Jessica. Muchas gracias – Le dije mientras comunicaba hacia mi y depositaba la bandeja en la mesita de al lado del sofá.
- Si la Señorita no necesita nada más, con su permiso me retiraré – Informó con su dulce voz Jessica.
- No gracias, Jessica. Puedes retirarte – Le sonreí agradecida mientras ella se dirigía hacia la puerta y se marchaba haciendo el menor ruido posible.
Volví a darle al play para seguir viendo la serie mientras disfrutaba de mi té con pastas. La verdad es que no llegué a ver del todo el capitulo, que ya me sabia de memoria, ya que mi cabeza se decantó por mi abuela y la que se me venia encima. La verdad es que no tenia muy claro porque quería hablar conmigo tan urgentemente. Tal vez seguía enfadada por lo de mi pelo… No, no podía ser eso. Ella no podía enfadarse conmigo por un simple corte de pelo, si no le gustaba tendría que intentar convencerme de dejármelo largo y así se solucionaría todo. Quizás quería pedirme disculpas. Muchas veces había tenido peleas con ella y terminábamos reconciliándonos al poco. Mi abuela y yo teníamos una relación muy especial. Ella había sido como una madre para mí. Ella había cuidado de mí como en su día hizo con mi padre. Era su deber, ella era mi madrina y, tras la muerte de mis padres, yo había quedado a su cargo. A veces podía parecer una de esas mujeres ricachonas que viajan a otros países solo para ir de compras y dejando a sus hijos con niñeras. Ella no era así. Cuando era pequeña solo me dejo tres veces a cargo de Jessica, Charles y Miguel, con razones justificadas. Antes solía trabajar y realizar todos sus compromisos desde su despacho y, en ocasiones, mandaba a alguien en representación. Pero desde que cumplí 13 años, solía frecuentar menos la casa ya que, como ella misma me dijo, me consideraba lo suficientemente mayor como para saber cuidarme yo solita durante el tiempo que se ausentaba de la casa, que nunca solía ser mas de dos días, tres como mucho. Mi abuela me quería mucho y yo a ella. La tragedia nos unió y, gracias a mi, mi abuela logro superar aquello. El que hubiera sobrevivido a aquel accidente, el cual no recordaba, le había ayudado a superar el dolor de perder a su hijo y a su nuera, con quien también mantenía una estrecha relación, según me contó. Mi abuela solía hablarme de mis padres cuando era pequeña, en especial de mi madre con quien, según ella, guardaba un gran parecido. Sin embargo, se rehusaba a enseñarme fotos, decía que para ella era muy duro encontrarse con aquellas felices imágenes de un matrimonio y su pequeña hija. Yo no insistía. Ya era duro para mí haberme criado sin padres, por lo que me hice una idea de lo que podía ser perder a un hijo.
Cuando quise darme cuenta, ya eran las cinco y cuarto y el DVD llevaba parado un rato. Lo apagué y me dirigí a mi escritorio. Aparté el portátil y me dispuse a comenzar mis deberes con matemáticas, Asensio no me pillaría sin los deberes mañana tampoco. A las seis terminé todos mis ejercicios y estudios así que bajé la bandeja del té a la cocina y subí a ver un poco la televisión. Iba a sentarme cuando mi teléfono empezó a sonar. Mi abuela me había puesto un teléfono fijo en mi habitación para mi sola por mis infinitas tardes en el vestíbulo colgada del auricular…
- Liz ¿Seguro que tienes un teléfono en tu habitación? – Preguntó Elena irónica a través del auricular.
- Es que me habéis pillado por sorpresa. No esperaba vuestra llamada hasta las siete – Explique yo.
- Ya bueno, es que hay deberes que hacer. Y con un hermano como Nick, el cual utiliza el teléfono tanto como yo, necesitamos un horario…- Maria empezó con su monólogo – Él no está en casa así que aprovecho a hablar ahora porque luego querrá hablar él con Anthony. Es simple coordinación.
- Gracias por la explicación, pero yo prefiero hablar de otras cosas. Liz, ¿tienes consentimiento de tu abuela para lo del viernes? – Preguntó ansiosa Elena.
- De eso quería hablaros. Todavía no está en casa pero vendrá esta noche y, según Charles, quiere hablar conmigo – Se oyeron dos gemidos de miedo al otro lado del teléfono. Tanto Elena como Maria sabían que eso podría significar castigo asegurado – No os preocupéis, no creo que sea nada malo. Seguramente querrá disculparse por lo del otro día – Dije recordando la charla que me dio el viernes pasado.
- Tú por si acaso no le facilites la tarea. Necesitamos que quedes el viernes – La entonación de Elena era mas de obligación que de necesidad.
- Cierto. No podemos quedarnos otro finde sin ti, Liz – Me pidió Maria.
- Tranquilas, intentaré no hacerla rabiar…- Les aseguré. Al menos lo intentaría…
- Bueno ¿Qué tal con el profesor Moreno, chichas? – Nos preguntó Maria. Tenia el presentimiento de que a ella le encantaba el profesor de biología y, la verdad, es que era realmente guapo pero para mi solo existía Anthony.
- Como siempre, sin prestar mucha atención a la clase – Contestó irónica Elena. Otra igual, a ella le interesaba el profesor, no la asignatura. Sin embargo, sacaba tan buenas notas como yo.
- Vosotras dos siempre igual – Repuse yo.
Después de esto seguimos hablando sobre cosas de clase mientras esperaba que en cualquier momento mi abuela entrara por la puerta de mi habitación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Jue Ago 21, 2008 2:12 am

Pobre J.J. igual no es tan malo, además, no parece que Liz le deje las cosas muy claras...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Jue Ago 21, 2008 6:11 pm

CAPITULO VI: LA CHARLA.
Pasaban algo más de las siete cuando colgamos el teléfono y solo porque Nick no paraba de molestar a Maria intentando cogerle el teléfono. El también quería hablar con Anthony, estaba en su derecho, por lo que decidimos colgar. Recogí mi habitación, la cual ya estaba bastante ordenada, y encendí mi portátil para buscar vestidos de fiesta en las webs de las tiendas más caras, a las que estaba acostumbrada a ir de compras. Pronto seria el Baile de Invierno y, con un poco de suerte conseguiría que Anthony me llevara. Este baile era único. Solo lo celebraban los alumnos de cuarto, el viernes antes de las vacaciones de navidad. Era una especie de baile de graduación por pasar a Bachiller, solo que lo celebraban en invierno para que solo acudiéramos los de cuarto y para que no coincidiera mucho con el de primavera y el de final de curso.
Mire vestidos de todo tipo. Había algunos demasiado cortos, otros demasiado largos, con mucho escote, de los que parecían para monjas más que para adolescentes,… La mayoría eran típicos de algunas de mis compañeras de clase, e incluso vi uno que pensé que si lo hubiera visto Elena, se le caería la baba pero que no era muy de mi tipo. También vi algunos bastante monos. Apunté la información de todos ellos, como el precio, la tienda, el color ya que de algunos había más de un color, aunque lo mas probable, si finalmente iba al baile, era que mi abuela o la mismísima Elena me llevaran de compras y terminara comprándome cualquier otro.
Estaba tan concentrada en el ordenador que no sentí la presencia de alguien en mi habitación hasta que me hablo sacándome de mi mente.
- Vaya, no sabia que te gustaran tanto los vestidos de fiesta – Me pilló por sorpresa mi abuela. Me giré y le sonreí.
- Hola, abuela – Le saludé sonriendo y levantándome a abrazarla- ¿Qué tal el viaje? – Pregunté curiosa.
- Largo, demasiado para mi gusto – Afirmó sentándose en el sofá. Conociendo a mi abuela podía haber sido el viaje mas corto del mundo y hubiera sido igual de largo – Ven, siéntate aquí conmigo – Me dijo dando palmaditas al asiento del sofá desocupado – Quiero hablar contigo.
Me acerque y me senté esperando lo peor pero ella seguía con su cara sonriente que, de repente se tornó seria una vez me hube sentado. Supe que no había escapatoria…
- Veras, quería pedirte disculpas por mi comportamiento el otro día. No debería haberte regañado por una tontería así. Ya eres mayorcita para cortarte el pelo como quieras aunque con algunas restricciones. Lo hice solo porque antes me… me recordabas tanto a tu madre… - Le costó decir esto, su quebrada voz la delató, mientras yo la miraba triste- Lo que no quiere decir que no seas idéntica a ella – Me alzó por la barbilla la cara a la vez que se arrepentía de sus palabras anteriores y me sonreía – Eres mas parecida a ella de lo que crees – Yo le devolví la sonrisa.
Rara vez hablábamos de mi madre pero cuando lo hacíamos siempre empezaba diciéndome lo mucho que me parecía a ella.
- Entonces ¿me perdonas? – Preguntó inocentemente.
- Como no voy a perdonarte – La abracé fuertemente – Eres mi abuela favorita – Dije irónica y las dos comenzamos a reírnos.
- Y ahora, ¿vas a decirme por que estabas mirando vestidos de fiesta? – Me preguntó picara. Yo me puse roja al instante. No estaba muy acostumbrada a hablar de chicos con mi abuela. Lo hacíamos, si, pero no con frecuencia… - Es por ese chico que tanto te gusta… como se llamaba… ¿Ángel? – La verdad es que Anthony para mi era un ángel…
- Anthony, abuela – Le recordé- Se llama Anthony y, podría ser el culpable de mi interés….
- Vamos, sabes que puedes contármelo. No le voy a comer ni nada – Imitó el tono que solía usar conmigo cuando era pequeña y me ‘’amenazaba’’ con comerme. Le respondí riendo.
- Ya lo se, abuela. Veras… - Titubee un rato – Es por el Baile de Invierno. Tengo la esperanza de que me lleve él – Confesé tan roja como un tomate.
- Oh, mi pequeña se hace mayor – Me abrazó por sorpresa – Espero que asi sea, aunque el amor no es siempre correspondido – Su rostro mostró ¿furia? – y, en ocasiones, baches se interponen en su camino – En ese momento su rostro reflejo tristeza, la misma tristeza que reflejaba cuando hablábamos de mis padres. Tras unos instantes, continuo – Tus padres se enamoraron muy jóvenes y mira como acabaron…
- Pero abuela. Eso fue diferente. Tuvieron un accidente, eso fue mala suerte, pero su vida era feliz ¿no? – Pregunté ante su expresión triste.
- Tus padres se casaron con dieciocho años, nada más salir del instituto y al poco me hicieron abuela – Me sorprendí ante aquello. Sabía que mis padres se habían casado jóvenes pero no me esperaba esto ‘’A los dieciocho’’ pensé. Mi abuela me saco de mis ensoñaciones- Espero que tu, pequeña mía, seas tan feliz como ellos los fueron antes de su muerte. Sea con ese Anthony o con otro hombre quiero que seas feliz. Aunque si es otro, espero que al menos sea uno bueno que te cuide muy bien – Me dijo seriamente – Y, por supuesto, que estudies antes de casarte – Me sonroje al instante.
-¡Abuela! No tengo planeado casarme en un futuro próximo – Me quejé. Era muy joven, además, lo único que quería era ir a un baile con un chico que me gustaba. ¿Cómo habíamos acabado hablando de si me casaría al acabar el colegio? Decidí cambiar de tema – Por cierto, abuela, hemos quedado todos el viernes para ir al cine ¿Puedo ir, verdad? – Puse carita de cachorrito triste, nunca me fallaba…
- Por supuesto, pequeña. Pero con la condición de que Miguel te lleve y te traiga de regreso – Me respondió. Sabía que eso era lo razonable. Desde que tenia coche propio solo lo había conducido dos veces, y porque se lo había pedido a Miguel, no a mi abuela… - Bueno, pequeña. He de dejarte, tengo cosas que hacer antes de acostarme, y baja a cenar, que quiero que no te acuestes muy tarde – Me ordenó autoritaria.
- ¿tu no vienes? – Pregunté extrañada.
- Ya cené en el avión, sabes que los ingleses cenamos antes – Me sonrió. Así que había estado en las islas… bueno no era una novedad. Nacimos allí las dos, aunque yo nunca había estado allí desde que me trajeron a España con cuatro años tras el accidente y tampoco conservaba ningún recuerdo de allí.
- Esta bien, buenas noches abuela – Me despedí dándole un beso en la mejilla. Ella me beso la frente con ternura.
- Que tengas dulces sueños – ‘’Eso seria un milagro’’ pensé yo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Vie Ago 22, 2008 1:22 am

Tienes acabada la historia?? porque sino eres una máquina escribiendo Smile
Por cierto, pequeño detalle la ora del té es a las cinco.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Vie Ago 22, 2008 1:54 am

Netzara escribió:
Tienes acabada la historia?? porque sino eres una máquina escribiendo Smile
Por cierto, pequeño detalle la ora del té es a las cinco.


Lo cierto es que tengo la historia ya empezada desde hace bastante pero no acabada..... Y lo de la hora del té, ya se que es a las 5 pero en mi casa es a las 4 y he cogido el detalle, se suppone que la hora del te a las 4 en lugar de a las 5 en la historia es por los horarios de la chica..... jajajaj
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Vie Ago 22, 2008 11:09 pm

CAPITULO VII: ¿SUEÑO O REALIDAD?
Tras despedirme de mi abuela, apagué el ordenador y baje a cenar. Jessica me había preparado una sopa de las suyas, deliciosa como siempre, y un filete de salmón. Jessica era muy buena cocinera y conocedora de todos mis gustos culinarios y aprovechaba que mi abuela no cenaba conmigo para prepararme las comidas que mas me gustaban.
Después de cenar, di las buenas noches a todos y subí a mi cuarto. Me puse el pijama y me metí en la cama a leer un rato. Lo cierto es que ya empezaba a darme miedo meterme en la cama y dormir. Se me hacia insoportable cerrar los ojos y ver aquellas imágenes día tras día, noche tras noche. Dejando de pensar en ello me puse a leer un rato mi libro favorito que narraba una historia de amor imposible entre una mujer de la nobleza y un burgués a quienes no les permitían estar juntos pero al final, lo lograban teniendo un final feliz.
Estaba tan concentrada en la lectura que me asusté cuando sonó mi móvil. Me acerqué y lo cogí del escritorio. En la pantalla se veía la ventanita de ‘’tiene un mensaje nuevo’’ con la foto de Elena de fondo. Abrí la tapa y leí su mensaje.
``Hola, q tal con tu abuela??
¿Te da permiso para quedar?
Espero que si. Contxta. Kiss wapa.´´
Respondí inmediatamente.
``Mañana os cuento´´
Y apague el móvil. Quería estar un rato tranquila y desde luego si ese aparatito seguía encendido, no podría dormir en toda la noche.
Me metí en la cama de nuevo y estuve leyendo un rato mas hasta que ya me pesaban tanto los parpados que no podía leer más de dos palabras seguidas. Desistí de mi intento de mantenerme despierta más tiempo, dejé el libro en la mesita, me acomode entre las sabanas y apague la luz. No tarde en sumergirme en un profundo sueño con mi pesadilla particular acechando.
Aquel horrible sueño me alcanzó de inmediato. Empezó feliz como siempre pero no tardaría en oscurecerse.
Un baile, mucha gente vestida de gala y aquella mujer rubia que me cogía de la mano mientras me sonreía, sonrisa que era sustituida de inmediato por un rostro atemorizado y lleno de dolor. Después, la aparición de aquel hombre y el asesinato que este cometía con sus manos de aquella mujer que demostraba cariño hacia mí, lo cual me extrañó.
Desperté como siempre al sentir una persona colocada detrás mía tirar de mí y sacarme de aquella sala justo en el momento oportuno. Empapada en sudor y con la respiración agitada, miré el reloj de la mesita que marcaba las cinco menos cuarto. Me tumbé boca arriba mientras intentaba recuperar el ritmo respiratorio adecuado. Era demasiado pronto para levantarme, ni siquiera Jessica estaba despierta, así que decidí intentar dormir de nuevo. Entonces me vino a la mente una pregunta ¿De verdad era un sueño? El sueño en si era irreal, quizá alguna escena de película de época pero desde luego no era producto de mi imaginación y, desde luego, yo no tenia tanta, pero entonces ¿Qué era? Normalmente los sueños son producto de nuestra imaginación o algún recuerdo un tanto cambiado, pero no sabría como llamar a lo mío. Además, estaba el hecho de que, normalmente, los sueños suelen durar uno, dos, tres días como mucho o a lo mejor tenias un sueño y a los días, meses, años… se repetía pero no todos los días, mejor dicho noches, durante seis meses. Los primeros cuatro fueron mejores, el sueño se resumía en una escena borrosa de lo que era una especie de baile y después gritos. A medida que pasaba el tiempo el sueño se fue aclarando y se fueron añadiendo imágenes, primero borrosas y después claras, las cuales se podrían confundir con la realidad. Y esa era la gran pregunta ¿Sueño o realidad? En ocasiones, cuando sueñas, tienes la impresión de que el sueño ha sido real y puedes llegar a creer que te ha pasado de verdad si no es muy fantasioso e imposible… Mi sueño, por muy irreal que pudiera parecer, era así. Un simple pensamiento de mi loca cabecita que parecía una situación real vivida y protagonizada por mí. Pero, ¿de donde salían aquellas imágenes si no eran un recuerdo? Esa pregunta me parecía imposible, así era mi opinión, no podía ser cierto todo aquello porque nada cuadraba. No conocía a aquella mujer ni a aquel hombre encargado de asesinarla. Nada. Imposible. Irreal. Por muy cierto que pudiera resultar, eso no era cierto. Estaba convencida. Tal vez, era una escena de esas películas que la abuela veia cuando yo era pequeña y me sentaba con ella. Y, recordando aquellos tiempos en los que me imaginaba como una princesita sentada en un trono en un salón de baile lleno de gente, me sumergí en los brazos de la noche, esta vez sin pesadillas en mi camino.


Se que es corto pero espero que guste, animo a aquellos que no comentan a que lo hagan.... Gracias por leerme!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Dom Ago 24, 2008 2:49 pm

Esto de que las abuelas nos oculten el pasado para protegernos es una mala costumbre...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Dom Ago 24, 2008 7:25 pm

Cierto que esta mal ocultar las cosas, pero su abuela lo hace con buena intencion y bajo ordenes de alguien mas...


CAPITULO VIII: CHARLA DE CHICAS.
Me desperté sobresaltada por culpa de mi ruidoso despertador. Era la primera vez en mucho tiempo que aquel cacharro infernal, como yo lo llamaba, era el causante de mi desagradable despertar. Era extraño que no hubiera tenido de nuevo aquella pesadilla esa noche pues se había convertido en una rutina, molesta, pero una rutina. Quizá mi subconsciente no quería acabar conmigo tan pronto y me dio un descanso para seguir torturándome mas adelante.
Me di una ducha y me vestí con aquel uniforme incomodo y molesto que teníamos obligación de vestir para acudir a la escuela. Predominaba el color azul en él. Mi uniforme era básicamente una falda de color azul marino con una chaqueta, corbata y los calcetines a juego que se completaba con un polo de color azul cielo y unos zapatos oscuros. Esto era lo básico, luego podías combinarlo con accesorios de cualquier tipo, siempre y cuando no se salieran de las normas del colegio.
Me puse con mi pelo, el cual no parecía tener remedio, por lo que decidí rizármelo todo excepto el flequillo que quedo liso y estupendo… Una vez tuve mi pelo arreglado salí del baño y entré en mi habitación donde ya me esperaba el desayuno en una bandeja sobre la mesita de té. Jessica a veces parecía un fantasma de lo sigilosa que era.
Me senté y comencé a tomar aquel desayuno lujoso que, aunque no me gustara admitirlo, me encantaba. Terminé y cogí el móvil y mi mochila y salí de mi habitación bajando las escaleras. En el vestíbulo ya me esperaba Charles, con mi abrigo preparado para ser colocado sobre mi cuerpo, y mi abuela para despedirme.
- Buenos días, Señorita Liz – Saludó Charles poniéndome el abrigo – Si las señoras me disculpan, tendría que seguir con mis labores – Se disculpó Charles.
- Adiós Charles que pases un buen día – Me despedí de Charles. Hoy era su día libre, bueno mas bien empezaba a las nueve solo que hasta esa hora aprovechaba su tiempo en limpiar lo máximo posible para dejarlo todo perfecto mientras él disfrutaba de su día libre. Charles era único.
- Hola, pequeña, ¿Qué tal la noche? – Preguntó mi abuela mientras me acompañaba al coche.
- Bastante bien la verdad – Respondí sinceramente – He dormido bien – Eso solo era verdad en cierta medida pero ella me creyó tal y como hacia siempre. Mi abuela no tenía conocimiento de mi pesadilla más que nada por no preocuparla y porque no quería que me llevara a un psicólogo, eso seria terrorífico.
- Me alegro. Que te vaya bien en la escuela – Se despidió mi abuela besando suavemente mi frente como cuando yo era pequeña.
- Adiós, abuela – Me despedí de ella y me encaminé al coche – Abuela, - Me giré a medio camino - ¿Seguirás en casa cuando vuelva?
- Claro cariño. Hoy no tengo ningún acontecimiento en mi agenda – Contestó sonriente – Te estaré esperando.
- Gracias – Me acerqué al coche feliz y saludé a Miguel quien me esperaba con la puerta trasera abierta – Buenos días, Miguel. Hoy me gustaría llegar pronto a la escuela. Necesito hablar con los chicos.
- Por supuesto Señorita Liz – Se dirigió a su asiento – Supongo que su abuela le dio la aprobación para salir el viernes.
- Supones bien, me permite salir con la condición de que tú me lleves y traigas sana y salva. Siento mucho que tengas que ir de noche, te prometo que intentare volver pronto – Le aseguré. No me gustaba molestar a otras personas con mis caprichos.
- No se preocupe Señorita Liz. Para mi no supone ningún problema llevarla, de hecho prefiero hacerlo para asegurarme de que esta perfecta – Contestó sinceramente. Miguel era casi de la familia y estoy segura de que yo era tan importante para él como él lo era para mí.
Llegamos al colegio en un tiempo record y todo gracias a mi conductor favorito que se conocía toda la ciudad como la palma de su mano. Allí me esperaban Elena y Maria. Me acerqué a donde se encontraban.
- Hola ¿Dónde están los chicos? – Pregunté al no localizar a Anthony y a Nick.
- ¡Vaya! Que pronto. Los chicos están dentro. Tenían que hacer unas cosas – Informó Maria.
- Bueno ¿Qué te dijo tu abuela? – Preguntó temerosa Elena.
- Tengo permiso para salir con vosotros el viernes – Les aseguré mientras a ellas se les iluminaban sus rostros. Se miraron sonrientes. Eso solo podía significar una cosa: me estaban ocultando algo, pero lo dejé pasar, conociéndolas preguntar seria el mayor error que podría cometer.
- Bueno, cambiando de tema. ¿Qué tal la noche? – Tanto Elena como Maria conocían acerca de mi pesadilla y que no dormía bien. De vez en cuando preguntaban para ver que tal iba.
- Hoy me desperté de madrugada y me dio por pensar – Las dos me miraron expectantes – Lo cierto es que ese sueño tiene algo… no se que es pero es algo que lo hace… No se como explicarlo – Lo cierto era que me parecía imposiblemente real.
- ¿Mas real? – Maria fue quien me contestó. No sabría si asegurar que ese sueño era real porque eso me seguía pareciendo imposible.
- Lo cierto es que si, pero no me parece posible – Confesé.
- Bueno, ese sueño puede ser perfectamente un recuerdo, pero no uno real, quizá de alguna película o algún libro – Prosiguió al ver que iba a reprocharle el comentario – No tienes porque haberlo vivido, con haberlo visto u oído basta.
- De todas formas no me preocuparía a menos que fuera a más entonces seria conveniente que hablaras con tu abuela.
- Lo se. Sabéis que es lo raro – Comencé para que me dieran sus opiniones – Después, cuando volví a dormirme ya no soñé nada mas – Era una tema que me inquietaba. No porque no se hubiera vuelto a repetir el sueño sino que era muy extraño que no hubiera ocurrido de nuevo.
- A lo mejor eso es síntoma de que va a desaparecer. Mejor no te confíes y espera a ver que ocurre- Contestó Maria.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Lun Ago 25, 2008 12:17 am

Humm, que le estarán preparando esas dos... miedo me da.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Ago 26, 2008 1:04 am

Uff la que le tienen preparada no es simple no... jajaj

CAPITULO IX: EL VIERNES.

El resto de la semana pasó sin incidentes. Mi sueño no había vuelto a dar señales de vida aunque seguía temiendo acostarme por las noches. Mi abuela permaneció en casa hasta el jueves. Al parecer quería pasar algo de tiempo conmigo, pero su agenda no se lo permitió más que por unos días. Antes de marcharse de nuevo se aseguro de que tuviera algo que ponerme el viernes, una tontería según yo ya que mi armario era mayor que el de cualquier adolescente normal, de hecho, era como mi segunda habitación de lo grande que era. Me compró una nueva falda con bastante vuelo de color azul marino con unas finas líneas de color blanco sin ningún trazo específico que cubría hasta un poco mas arriba de mis rodillas y una simple blusa blanca de cortas mangas. De conjunto tenía unas bailarinas de color blanco a juego con el bolso y una chaqueta del mismo tono que la falda. Aunque pudiera parecer algo formal, solía vestir así cuando quedábamos para ir a la zona comercial ya que dicha zona era ‘’territorio pijo’’ porque solo observabas gente de nuestra ‘’clase’’, es decir, con dinero. Además, mi abuela me había inculcado ese estilo de vestir al pertenecer a familia noble.
Por fin llegó el viernes por la tarde. Me estaba arreglando después de haber visto la televisión un rato. Me había quedado dormida y había tenido que ducharme rápidamente, y después dediqué un rato a secar mi pelo y alisarlo colocando mi flequillo cayendo sobre mi frente. La ropa estaba justo encima de la cama cuando salí del baño así que solo tuve que ponérmela y recoger el resto de la ropa que me había quitado. Me fijé de nuevo en la hora que marcaba el reloj. Las seis y media. Guau cuando me daba prisa era realmente rápida. Habíamos quedado en el cine a las ocho lo que quería decir que Miguel y yo tendríamos que dejar la mansión como mucho a las siete. Me dirigí al baño de nuevo para maquillarme un poco, no solía echarme tres quilos de maquillaje pero si me daba algo de color. Me puse una sombra de ojos azul marina que no resaltaba demasiado pero que quedaba perfecta y un poco de brillo en los labios. Después me dirigí a mi armario donde se encontraba el joyero. Me puse los pendientes que mi abuela me compró en uno de sus viajes a Londres, con el collar a juego. Los pendientes eran una luna con el borde de plata y el centro de un tono azul marino y una estrella con el borde azul y el centro de plata. El colgante estaba formado por una luna y una estrella fusionadas con el borde plateado haciendo la forma de cada figura y el centro azul. Me dirigí a mi espejo antes de salir de mi armario y me observé reflejada en el, todo en orden. Comprobé que lo tenia todo y baje las escaleras hasta el vestíbulo donde ya me esperaba Charles para despedirme.
- Que tenga una buena velada, Señorita Liz – Me deseó mientras me abría la puerta – Miguel ya la espera en el coche.
- Gracias, Charles. Hasta luego – Me despedí saliendo de la casa.
Baje las escaleras de la entrada hasta mi querido coche donde ya se encontraba Miguel con la puerta trasera abierta tal y como me había dicho Charles.
- Permítame decirle que está usted hermosa – Que buena forma de saludar la de Miguel.
- Gracias, Miguel – Entré en el coche antes de que Miguel cerrara y se dirigiera a su asiento.
El trayecto de me hizo corto. La zona comercial en la que estaban los cines no estaba tan lejos de la mansión como la escuela. Miguel me dejó en la puerta donde ya me esperaban los mellizos tan elegantes y conjuntados como siempre. Lo cierto es que era una manía suya. Desde muy pequeños siempre se preocupaban por vestir con los mismos colores. En esta ocasión Maria llevaba puesto un vestido que llegaba hasta encima de las rodillas de un tono verde claro con una chaqueta de un tono algo mas oscuro de verde con zapatos del mismo color y un poco de tacón con el bolso también a juego. Nick vestía unos vaqueros oscuros y una camisa verde de exactamente el mismo tono que el vestido de Maria y una chaqueta negra vaquera a juego con sus pantalones.
- Hola Liz. He hablado con Elena y me ha dicho que llegará un pelin tarde y que vayamos cociéndole la entrada – Informó con todo detalle Maria. Los viernes Elena solía llegar un poco mas tarde ya que sus clases de natación no terminaban hasta las seis y media y no es que le sobrara el tiempo entonces.
- ¿Dónde está Anthony? – Pregunté intentando no sonar muy ansiosa, cosa que no conseguí muy bien.
- ¿Me buscabas? – Escuche una melodiosa voz que provenía de detrás de mí. Me di la vuelta y allí estaba, tan perfecto como siempre. Llevaba una camisa negra con unos vaqueros y una chaqueta de cuero también negra - ¿Liz?
- Em, si. No sabia donde estabas – Reaccioné completamente roja, aunque el pareció no percatarse de nada, ni siquiera de que me había quedado embobaba mirándolo. Para mi desgracia, Nick y Maria si que lo habían hecho e intentaban por todos los medios ocultar la risa que les producía aquí la presente.
- He ido a comprar las entradas para no tener que esperar mucho. Así que me debéis 6’70 euros – Nos miró a cada uno expectante. Vale, a veces era un poco caradura pero le quería igual. Le pagamos y esperamos un rato a que llegara Elena.
Cuando la vimos aparecer, nos saludamos y entramos en la sala del cine.
- Nick ¿A que te sientas a mi lado? – Pidió Elena con ojitos de cordero degollado.
- Claro, ¿Dónde prefieres? – Preguntó él de forma natural.
- Aquí – Señaló Elena justo en el asiento del centro.
- Ok – Nick procedió a tomar asiento donde Elena le había indicado y esta se estaciono en el asiento de su izquierda seguida de una Maria con prisas, según pude observar de refilón.
- ¿Dónde prefieres sentarte? – Preguntó Anthony estucadamente. Solo me quedaban dos opciones: una era sentarme entre los chicos y la otra en el extremo opuesto a Maria. Con las dos encontraba el mismo inconveniente: Anthony. No es que tuviera inconveniente al sentarme a su lado, todo lo contrario; pero estar a oscuras, viendo una peli de terror y al lado del chico por el que estas mas que colada no es muy buena idea. Aun así, tome la decisión que mejor veía.
- Mejor me siento en el extremo, así Nick y tu podréis poneos a hablar. Seguro que la peli os aburre – Me dirigí a mi asiento mientras Anthony me lanzaba una sonrisa agradecida y después se sentaba a mi lado.
La película empezó al poco. La sala seguía un tanto vacía. Además de nosotros solo había un grupo de cinco chicas detrás de nosotros pero algo alejadas y una pareja medio oculta en una esquina al fondo de la sala. Lo cierto es que los únicos que parecíamos estar prestando atención a la pantalla éramos los menores de 18…Intenté hacer que mi mente se centrara en aquella pantalla y dejara de lado la idea de tener a Anthony a mi lado. Sin duda Elena y Maria iban a pagar por esto.
Mis ganas de acabar con la existencia de las chicas a las que llamaba amigas fue en aumento cuando, a lo largo de toda la película, una serie de vampiros y seres espeluznantes se pasearon en frente de nosotros en aquella enorme pantalla produciendo que me asustara en varias ocasiones y, acto seguido, cogiera el brazo de Anthony o incluso escondiera mi rostro en su hombro, lo que a su vez hacia que un tomate envidiara el color de mi rostro en esos momentos.
Gracias al cielo, la película no duró más de una hora y cuarto y no tuve que soportar más momentos embarazosos. En cuanto empezaron los créditos me levante, tras el ultimo susto y observe como Nick sostenía a una Elena bastante asustada y a Maria, quien se había puesto a escuchar música de su i-pod y se había tapado los ojos con las manos.

Después de que Elena se tranquilizara del todo, salimos de la sala en dirección al restaurante donde íbamos a cenar mientras charlábamos sobre la película.
- … Y cuando ha salido ese monstruo viscoso ¡Dios! Ha sido asqueroso ¡Puag! – Se estremeció Elena.
- No me acuerdo de esa parte ¿Cuándo paso? – Preguntó Maria.
- Ya te habías encasquetado los cascos y habías puesto la música a todo volumen – Respondió Elena.
- No se como os puede asustar algo así. Se veía a kilómetros que era un traje. Ni siquiera lo habían apoyado con efectos por ordenador – Protestó Nick.
- Cierto. Ha sido una película malísima. Bajo presupuesto tal vez – Siguió Anthony – Pero ha valió la pena – Murmuró mirándome de refilón. De inmediato gire la cabeza para que nadie pudiera ver el color rojo que había tomado mis mejillas en esos momentos. Gracias al cielo, Anthony no lo notó.
- Bueno chicos, yo ya me voy. Que paséis buena noche, mañana hablamos – Se despidió Elena. Espera, creía que cenaríamos TODOS.
- ¿Cómo que te vas? Habíamos quedado en cenar todos – Protesté. Lo cierto es que me sorprendió un poco el hecho de que fuera yo la primera en protestar (y si apuras la única). Lo normal hubiera sido ver inmediatamente a un Nicolas realmente diferente que podría incluso a suplicar porque Elena se quedara, pues, no era ninguna novedad el que Nick y Elena estaban colados en uno por el otro.
- Es verdad, no os lo he comentado. Mis padres se van de viaje esta misma noche y tengo que cuidar de mi hermana. Mi abuela no podía quedarse con ella hoy así que me lo han pedido a mi y no podía negarme – Informó Elena disculpando su falta aunque no me terminé de creer lo que decía ¿es que acaso no tenían mayordomo y varios sirvientes al igual que yo? Esto me olía mal… - Lo siento de verdad, ya nos veremos ¿de acuerdo? Adiós chicos – Y se marchó sin darnos tiempo a decir ni pio.
- Bueno pues supongo que seremos cuatro al fin y al cabo – Comentó Nick. En ese mismo momento el móvil de Nick empezo a sonar con su tono nokia - ¿Diga?... Ah, hola mama… ¿Ahora?… Bueno, íbamos ha… Esta bien… - suspiró – Enseguida nos vemos… Si… Adiós mama – Y colgó.
- ¿Qué pasa? ¿Qué quería mama? – Preguntó Maria una vez Nick hubo metido el móvil en el bolsillo.
- Dice que vayamos enseguida. Quiere que cenemos en casa hoy, al parece quiere decirnos algo, no se, me ha dicho que esta noche había reunión familiar. Ya sabes como es mama con eso de las reuniones – Informó Nick – Lo siento chicos, otra vez será.
- Si, eso, que disfrutéis los dos solos de la cena – Iba a replicar pero ella me cortó al momento – No, Liz, vosotros cenad tranquilos, ya nos veremos mañana – Me beso en la mejilla. – Bye chicos, que os vaya bien.
Y nos dejaron a Anthony y a mis solos. Genial, esta noche había pasado de mal a peor en solo un momento. Aunque una cosa estaba clara, si conseguía salir con vida de esta, Maria y Elena lo iban a pagar caro. Ya podían darse por muertas.
- Bueno ¿Vamos a cenar? – Preguntó Anthony tan dulce como siempre. Esta noche iba a ser mortal.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Edhelgrim
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 312
Fecha de inscripción : 09/07/2008
Edad : 25
Localización : Viviendo en mi imaginación...

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Ago 26, 2008 9:58 pm

Bueno, bueno, no hay mal que por bien no venga.
En el fondo Liz se lo agradecerá a sus amigas Wink

_________________


<<Lucas and company una de las cosas perfectas en este mundo imperfecto>>
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://elrincondelocio.mundoforo.com
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Jue Ago 28, 2008 3:54 am

Estoy con Edhelgrim, seguro que en el fondo está loca de alegría, además así se dará cuenta por fin de lo que siente Anthony por ella, y ella por él.

Que bonito es el amor, sonetos, flores, bailes... y luego te despiertas.

Kisses from Hell XXX
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
Netzara
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 12/07/2008
Edad : 36
Localización : Más allá de Arcadia

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Sep 09, 2008 1:15 am

Buenas!!!

Haber si actualizas, que me tienes abandonda y esta historia me gusta mucho.

Kisses XXX
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/lady_netzara
B. Olivier
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 553
Fecha de inscripción : 28/07/2008
Localización : en el cenador

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Sep 09, 2008 2:02 am

que bonitoooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! jo, este es mi capitulo preferido por ahora, me encanta!!!!!!!!!!!!!!! tienes que seguir que lo has dejado en el mejor momento Wink
casi se me saltan las lagrimas (ya sabes que soy una llorona Embarassed ) es que es tan bonito (ademas de llorona soy muy romantica y cursi jeje) es que me encanta!
me he emocionado tanto como en tu otra historia (la del cumpleaños)
sigue pronto please! Very Happy

1 besazo muy fuerte!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://belenmyermo.wordpress.com/
Lucy Anne Cullen
Nuevo en Medianoche
Nuevo en Medianoche
avatar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/08/2008
Edad : 24
Localización : En brazos de mi amado viendo el crepúsculo antes de partir a nuestro destino feliz

MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   Mar Sep 09, 2008 2:12 am

Pero si mi niña me ha dejado un coment en la historia de Anastasia!!! que novedad jajajajaj muchas gracias wapisima.. tu ya sabes que va a pasar jajajajaj


Netzara, siento no haber actualizado pero prometo que estoy en ello, lo que pasa es que me estoy intentando currar el proximo capitulo porque es muy importante jajajjaja Intentare actualizar pronto! Bess
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lucycullen4.wordpress.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: <UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04   

Volver arriba Ir abajo
 
<UNA ANASTASIA DEL SIGLO XXI> 11/04
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 4.Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» Fotografías de Tenerife en el siglo XIX y comienzos del XX
» De cómo transformé un disco duro externo en un artefacto del siglo XIX
» caja-sello (II a III siglo d.C.)
» Cuadrante de Corduba (Siglo II a.C.)
» Moneda del Siglo XVI/XVII con varios resellos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Medianoche :: .:Zona Fan:. :: Fan Fics-
Cambiar a: