Un Internado donde nada es lo que parece. Dos jóvenes atraídos por una fuerza magnética. Un secreto oscuro y peligroso. Y una única certeza: entregarse al amor es jugar con fuego...
 
ÍndiceÍndice  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
afinidades
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 22/05/2009
Localización : Esperando ser rescatada por mi príncipe azul en su flamante volvo plateado.

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Sáb Jun 13, 2009 3:57 pm

Cap 12.
Nuevos problemas.


Mi corazón latia desbocado con cada frase pronunciada por James, me temía lo peor. Sebástian lo miraba concentrado apoyado sobre la chimenea del salón de tia Vivian sin interrumpir su monólogo ni un sólo segundo, no sabría muy bien cómo describir su expresión ante aquellas acusaciones que escupía mi primo de forma envenenada por más que mis ojos intentaba escudriñar su rostro.
James le contaba al alfa con todo lujo de detalles cómo Edward había poseido la suficiente fuerza para herirle, me resultó demasiado extraño que hubiese olvidado mencionar en su historia mi supuesta relación idílica con el protagonista. Mi primo tramaba algo, estaba segura, no era de los que hacían favores sin nada a cambio. Fruncí el ceño con rabia mientras lo miraba asqueada.

- ¿Asi que dices que ese humano ha sido capaz de pegarte? Curioso. - respondió Sebástian rompiendo el silencio que se había formado en esa habitación poco después de que James terminara de hablar. Miraba preocupado hacia la ventana ¿Qué estaría pasando por su cabeza en estos momentos?. La desazón me invadió e incluso de una forma más fuerte que dos días atras, momento en el que Edward me había defendido de James poniendo su propia vida en peligro, aunque claro, eso el no lo sabía. - Debo decir que es un tema demasiado inquietante y que investigaré a fondo más adelante pero ahora existe un problema mayor que he de solventar lo antes posible.

Respiré profundamente tras oirle decir aquellas palabras mientras una sensación de alivio me invadia por unos instantes, sabía que no iba a olvidarse de Edward tan fácilmente pero al menos contaba con algo más de tiempo para que se me ocurriera alguna posible solución. Volví a procesar sus palabras en mi mente, mientras lo miraba intensamente. Sebástian se encontraba más delgado que de costumbre y mostraba un aspecto cansado cómo de no haber dormido en varios días. ¿Que problema podría tener la manada, para que el se encontrará en esa situación tan deplorable? Nunca le había visto así.

- !¿Qué puede haber más importante que esto?! ¿Un humano que huele a rayos es capaz de dañarnos y nosotros nos quedamos sin hacer nada? !Nunca hemos actuado con tanta compasión padre! - Rugió James apretando los puños con fuerza. Le dirigí una mirada envenenada, por su culpa habíamos regresado al tema que más me preocupaba. Edward.

- Silencio James, deberias ser más prudente con tus palabras sino quieres que te recuerde de una forma no muy agradable con quien estas hablando. No mostraré ninguna compasión aunque seas sangre de mi sangre. - le amenazó Sebástian de forma pausada. James bufó de rabia pero calló. Sabia lo que le convenía y enfadar a su padre no era la mejor opción.

- ¿Cuál es ese problema tan grave? - me atreví a preguntarle. Me arrepentí al instante de haber pronunciado alguna palabra pues noté como concentraba toda su atención en mi rostro mientras un brillo extraño cruzaba sus ojos, parecia estar maravillado con lo que veía. Pude sentir como tia Vivian la cual se encontraba a mi lado se ponía rígida, le hacía daño el comportamiento de Sebástian y a mi me ponía nerviosa. Resoplé con fuerza y cruce lo brazos sobre mi pecho mientras lo miraba con reproche, eso pareció bastar para sacar a Sebastian de su ensoñación.

- Hay otra familia de licántropos en estas tierras - dijo lentamente. No podía creerlo, asi que Edward tenía razon con respecto a todas sus teorias.

- ¿QUEE?! - gritó James con la cara desencajada por la sorpresa - Debes estar bromeando.

- No seas rídiculo hijo, nunca me atrevería a jugar con algo así. A veces llegas a resultar algo estúpido - Reí para mí ante ese comentario, a veces el alfa me llegaba a caer bastante bien, sobretodo si arremetía contra mi primo el idiota. James lo miró con todo el rencor que fué capaz pero Sebástian siguió con su expresión autoritaría sin ni siquiera alterarse lo más mínimo.

- ¿Cómo os habeis percatado de su existencia? - preguntó Vivian de forma preocupada. Sebástian se dirigió con paso lento hacia la ventana mirando hacia el exterior con expresión ausente. Después de unos minutos que se me hicieron enternos, se dignó a hablar.

- Hace aproximadamente seis diás parte de la manada estuvo buscando un buen lugar para iniciar la pártida de caza de las próximas semanas. Cuando llevábamos un buen rato inspeccionando la zona, aparecieron de la nada y uno de ellos sin más se abalanzó sobre Joseph. Nos dispusimos a atacar para ayudarlo, pero el que parecia ser el jefe del clan ordenó de repente al lobo negro que parara, el cual así lo hizo. Nos preguntaron que haciamos allí y que intenciones teniamos.

<<No sirvió de nada el tiempo que me tomé para aclararles que no veniamos hacer daño sino al contrario, ya que ellos no quedaron muy convencidos con mis palabras. Parecían lobos jovenes y poco experimentados por lo que supuse que no sabían muy bien que hacer respecto al tema, estaban tan sorprendidos como nosotros. Nos hicieron prometer que esta misma noche partiriamos hacia la reserva de los quilautes y allí oir la opinión de sus mayores. Creo que nombraron a un tal Billy Black no recuerdo muy bien.

- ¿Por qué estas tan preocupado Sebástian? ¿Acaso son más fuertes? - preguntó Vivian con un hilo de voz.

- Sinceramente tienen una apariencia muy diferente a la nuestra. Nosotros adoptamos la apariencia física de un lobo común pero ellos son grandes cómo caballos y cuentan con una expresión fiera en su rostro, parecen encontrarse en una fase intermedia entre el lobo y una horrible bestia sacada de las peores pesadillas. En realidad no se si quiera a que nos enfrentamos, asi que lo más seguro para todos será ir con las mejores intenciones a su reunión e intentar llegar a algún tipo de acuerdo. El bosque es bastante grande para las dos familias, espero que no exista ningún incoveniente en quedarnos aquí, ya que la manada entera no soportaría otro traslado.

- Quiero ir a esa reunión. - apunté sin saber muy bien porqué. Sentía demasiada curiosidad por este asunto. ¿Otra familia como la nuestra? Era demasiado intrigante incluso para alguien como yo, que apenas me llegaba interesar nada sobre mi mundo. Pero mi interior me decia que esa noche más de un secreto iba a ser rebelado. Debía asistir.

- Esta bien Anne, por una vez pareces preocuparte por tu clan más que de ti misma, estoy gratamente sorprendido. - respondió Sebástian complacido mientras me miraba fijamente a los ojos. Sentí un retortijón en el estómago y rápidamente aparté mi mirada de la suya, odiaba a Sebástian con todas mis fuerzas, aprovechaba la más mínima oportunidad para recordarme con sus ojeadas y gestos lo que yo tanto trataba de olvidar. Pronto sería suya, ya lo sabía. ¿Pero hacía falta comerme con los ojos cada dos por tres? Esta situación era insoportable.

- Vivian es mejor que tu te quedes aquí, Anne irá en tu puesto entonces. - Miré de reojo a mi tía y pude distinguír en sus ojos un halo de tristeza. Me sentí mal conmigo misma. Iba a ocupar su puesto esa noche y ni si quiera había pensado en el dolor que le iba a suponer sentirse desplazada por mi culpa.¿Acaso era tan mala persona? Quise decir que no iba en voz alta pero Sebástian, me interrumpió - A vosotros dos os espero esta noche y Anne ni se te ocurra cambiar de idea, no te lo permitiré - dijo con voz autoritaria, en respuesta al atisbo de duda que percibió en mi rostro. Me conocía demasiado bien para sentir en esos momentos que iba a hecharme para atrás en mi decisión

James y yo asentimos lentamente, sabía que cumpliría con sus palabras aunque eso significase llevarme a rastras hasta ese lugar. Sebástian nos dirigió una mirada complacida para después atravesar la estancia con paso ligero, a los pocos segundos una puerta se cerró avisándonos de que el alfa se había marchado.


___________________________________________

Chicas siento muchísimo no haber actualizado en todo este tiempo, espero que entendais pero el estudio no me deja todo el tiempo libre que me gustaría para escribir y en estos momentos la inspiración no me acompaña tanto como me gustaria.

Aún así aquí os dejo el nuevo capítulo que espero que disfruteis, si existe alguna fan de los lobos de la Push o de Jacob, es vuestro momento. Jake aparecerá en mi historia mucho más de lo que tenía pensado al principio, ya lo vereis. jaja Wink


Mis queridisimas lesctoras que más os puedo decir, si no tengo palabras suficientes de agradecimiento para vosotras. Sois geniales y debo decir que es por vosotras por las que de verdad merece la pena escribir.

Un besito muy fuerte. Espero poder actualizar lo antes posible, no me abandoneis! Osq!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
_Mandy
Humano
Humano


Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2009

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Sáb Jun 13, 2009 8:13 pm

Mientras sigas cautivandome con la historia como lo haces, ten por seguro que no te abandonaré! =) Como te dije te entiendo perfectamente.

Y sobre el capítulo para mi ha sido revelador ya que no esperaba que aparecieran Jacob y su manda por esta historia. Debo reconocer que no soy muy partidaria de Jacob ya que para mi se vuelve muy prepotente y engreído en el Eclipse, pero aun asi estoy abierta a nuevas expectativas. Aber como retratas a Jacob en tu historia jejejeje. Muchos besitos y te mando mucho ánimo!


Yo tambien os quiero chicaaas! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 52
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Dom Jun 14, 2009 1:26 pm

Me alegro de que ayas podido poner un trozo,pero te hemos dicho que no te agobies,primero es tus estudios

nosotras podemos esperar todo lo que aga falta.

yo tampoco me gustan los lobitos,pero con el toque que tu le das a la historia,puedo llegar a quererlos un poquito.

¡Que pasara en la reserva!

bueno lo dicho suerte.

besos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
afinidades
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 22/05/2009
Localización : Esperando ser rescatada por mi príncipe azul en su flamante volvo plateado.

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Sáb Jun 27, 2009 3:54 pm

Cap.13
Los lobos de la Push.


El mal tiempo que acompañaba a esa noche sin estrellas, no le hacia ningún bien a mi ya de por sí estado de nervios. El viento me revolvía el cabello impidiéndome la visión y el frio se adentraba entre mis ropas hasta llegar a mis huesos provocándome escalofrios. Me coloqué bien la bufanda sobre mi cuello aunque en esa noche tan helada no sirviera para mucho y corrí detrás del alfa y los demás intentado no quedarme atrás.
No podía dejar de mirar todo lo que nos rodeaba cada detalle de ese sitio desconocido me llamaba mucho la atención, sobretodo el descubrir que en La Push vivían más humanos que licántropos. Lo corroboré desde el momento en que puse un pie en la reserva cuando el olor a humano me inundó la nariz con mucha más fuerza que ningún otro. ¿Cómo podía ser eso posible? ¿A acaso no todos los de ese lugar estaban condenados a esta horrible maldición?.

Decidí salir de mis pensamientos para fijarme con más atención en el muchacho de piel morena que nos guiaba hacia dónde todos aquellos seres extraños nos estarían esperando. Me hubiera gustado comprobar si las palabras de Sebástian acerca de aquellos hombres lobo eran ciertas, pero ese chico parecía de lo más normal en su forma humana..¿Lobos cómo caballos? Seguro que exageraba, eso era imposible hasta de imaginar. Lo que si se podía apreciar de diferente en aquel muchacho era su olor, mucho más intenso y concentrado que el de nuestra especie pero aún así era agradable y tranquilizador.
Nos guió al fin hacia una pequeña pero hogareña casa y nos invitó a entrar con un gesto de su cabeza. Al entrar en ella un agradecido ambiente cálido me golpeó sirviendo para reconfortar mi entumecido cuerpo a causa del frio.
De repente noté cómo un par de ojos negros como la noche se posaban en mí intensamente haciéndome sentir cohibida pero no por eso acobardada y con paso firme y orgulloso pasé por delante del dueño de aquellos enigmáticos ojos dirigiéndole una mirada envenenada por atreverse a mirarme de esas forma. El chico no apartó sus ojos de los mios pero percibí un atisbo de sorpresa en su rostro, decidí ignorarle y me coloqué junto a la pared al lado de Sebástian, había más cosas interesantes por ver que ese chico maleducado.

Observé el lugar con atención era mucho más grande de lo que pensé en un principio pero aquellos chicos altos y corpulentos ocupaban gran parte de la estancia haciéndola parecer más pequeña de lo que en realidad era. Me pareció curioso que un humano en silla de ruedas los acompañara y para mi asombro el humano comenzó a hablar.

- Antes de todo gracias por haber venido mi nombre es Billy Black y soy uno de los miembros del consejo que gobierna este lugar además del padre de uno de los chicos que encontrásteis la pasada noche.
- Eres humano.. - le expetó Sebástian suspicaz.
- Demasiado viejo para poder ser uno de ellos..- contestó el interpelado con pesar mientras miraba a los chicos. No entendí demasiado bien sus palabras e intuí por el rostro confundido de Sebástian y de los mios que ellos tampoco.

- De todas formas no es para hablar de esto por lo que os hemos traido aquí, no os metais en algo que nos os importa lo más mínimo - dijo una voz grave y ronca perteneciente al muchacho de ojos penetrantes, el cual mostraba un semblante serio y enfadado. Me fijé con atención en su rostro el cual se veía hermoso y varonil aunque conservaba algunos rasgos infantiles que dulcificaban su rostro además de que su pelo negro azabache se encontraba revuelto dándole un aspecto más aniñado aún a la vez que rebelde.

- Jacob no te metas en esto. - contestó con autoridad otro de ellos, parecía ser el mayor de todos los jóvenes. Asi que se llamaba Jacob.. El gruñó con fuerza y siguió mirándo a Sebástian con rabia y desconfianza - Mi nombre es Sam y soy el jefe de la manada, sólo espero que no tengais ningún incoveniente en que Billy sea nuestro portavoz en todo esto, porque si existe alguno no hay nada más que hablar.
- No, no hay ninguno - respondió Sebástian retándole con la mirada. - ¿Qué es lo que quereis de nosotros? - preguntó dirigiéndose a Billy de nuevo.
- Saber cuales son vuestras intenciones y a partir de ahí decidiremos que hacer.
- Sólo vivir en paz esa ha sido nuestra intención desde el principio. - contestó Sebástian en un tono sincero - No pretendemos causar ningún daño a este pueblo ni a sus gentes.

Los lobos nos miraron recelosos sobretodo Jacob que nos taladraba con la mirada mientras esperaban al igual que nosotros la decisión de Billy que se encontraba pensativo.

- Entonces no hay nada más que hablar, el bosque es lo suficientemente grande para que convivamos dos familias, no veo ningún incoveniente en que os quedeis aquí - Sebástian asintió complacido con sus palabras. Genial nos quedábamos...

- ¡Esto es increible, Papá debes estar loco! ¡¿En serio vamos a confiar en unos extraños que de repente salen de la nada?! Ya teniamos suficiente con soportar a los chupasangres! y ahora también esto.. - Gritó Jacob escupiendo cada una de sus palabras. Yo sólo pensaba en su última palabra ¿Chupasangres? ¿qué queria decir con eso? ¿Y sobretodo a quien se refería?

- Jacob hoy te estás pasando de la raya..¡Cállate de una santa vez! Acordamos entre todos que tu padre se encargaría de esto y si es su decisión la respetaremos. No nos importa lo que un niñato cómo tu tenga que decir en este asunto. - le reprendió Sam enfadado.
- ¡Bien! Ya no tengo nada que hacer aquí entonces, no quiero estar presente cuando se comete un error tan grande. Sólo espero que no tengamos que arrepentirnos de esto. - y al decir esto último se marchó de un portazo. Dejándonos a todos sorprendidos y con la boca abierta, reprimí una sonrisa ante su acto, este chico me recordaba demasiado a mi misma.

- Debeis perdonarle es un chico rebelde.. - le defendió su padre - Ahora bien antes de marcharos debeis conocer el tratado.
- ¿Tratado? - preguntó nuestro alfa serio.
- El tratado que nuestra tribu estableció con los Cullen desde hace años - nos informó Billy. ¿Un tratado con los Cullen? ¿De qué estaban hablando? Mi curiosidad y mi interés creció desmesuradamente.
- ¿Qué pasa con esos? - dijo mi primo con asco ante el nombre de los Cullen.
- ¿Acaso los conoces? - le preguntó Sebástian contrariado mirándolo intensamente.
- Asisten al instituto de Forks con nosotros. Uno de ellos fué el que me golpeó. - contestó mi primo con rabia contenida. Sebástian frunció el ceño pensativo y Sam y los demás comezaron a murmurar entre ellos.
- ¿Cuál es ese problema con los Cullen? - hablé sin pensar llevada por la necesidad de cambiar la dirección a la que esta conversación nos estaba llevando. Mi objetivo simplemente era que el asunto de Edward se olvidara.
- ¿No habeis notado nada raro en ellos? - preguntó Sam entre confundido y divertido.
- Su olor es peculiar pero... - empecé a decir perspicaz ante su pregunta. Este asunto era muy extraño.
- ¡Son vampiros, su olor no es peculiar, apesta! - interrumpió el chico lobo que nos había guiado hasta la casa.

¿Vampiros? un escalofrió me recorrió la espalda y un sudor frio me recorrió la nunca. Todo en esa habitación empezó a dar vueltas y las nauseas aparecieron de la nada provocándome arcadas. ¿Edward vampiro? claro que otra cosa podía ser sino..Ahora todas las piezas del puzzle encajaban, había sido una estúpida en no darme cuenta antes. Su olor tan extraño, su rápidez, su fuerza...Pero nunca los nuestros se habían cruzado con ningún vampiro y jamás creimos en su existencia, yo siempre había pensado que eran producto de libros o de películas, ¿cómo iba a imaginarme si quiera que Edward era un bebedor de sangre? no obstante no debía engañarme si yo existía ¿Por qué no lo iba a hacer el? Lo que más me asustaba del asunto no es que Edward y su familia fueran vampiros sino el hecho de que yo y el éramos parte de dos razas enfrentadas durante siglos. ¿Estariamos condenados a odiarnos? ¿Le odiaba ahora que sabía que era el en realidad? No claro que no, nunca podría odiarle y menos a el que me hacía sentir tan viva.. ¿Pero y si el descubriera mi verdadera condición y si se alejara de mi porque le repugnara, podría soportar yo eso? A mi pesar sabía la respuesta y tenerlo tan claro fue cómo si mil cuchillos me desgarraran la piel.. Sufriría por su desprecio cómo si me arracaran el alma para hacerla pedazos, no lo podría soportar, seria una realidad demasiado cruel incluso para mí.


Salí con urgencia de esa habitación en la que me ahogaba, bajo la mirada atónita de los presentes. Corrí hacia el bosque mientras las palabras de aquel muchacho me aplastaban el corazón. Vampiro, vampiro, vampiro. ¡Dios mio! ¿porque todo debía ser tan complicado? Tropecé y caí al suelo embarrado mientras las lágrimas inundaban mis ojos. Lloré por impotencia ante mi situación, por mis padres, pero sobretodo por el dolor que me producía saber la verdad. Debía intentar que Edward nunca se enterara de mi secreto, por su bien y por el mio propio, asi todo sería más fácil.

Comencé a llorar con más fuerza apretando la tierra mojada entre mis manos, me daba pena a mi misma por mi cruel existencia, el destino se había ensañado conmigo desde que era una niña y parecía no darme tregua. ¿Por qué a mí dios mio, acaso no tienes a nadie más a quien torturar?

Y así tirada en el suelo como una frágil muñeca rota tomé la determinación de no volver a relacionarme con la causa de mi mayor sufrimiento ya no sólo por protegerlo de mi familia sino también para protegerme a mi misma de mis sentimientos. Era egoista y cobarde pero mi vida había sido un constante sufrimiento. ¿Acaso no merecía un poco de compasión? Mi corazón se volvería frio como el hielo de nuevo, así todo sería más fácil.
Cuando ya no me quedaban más lágrimas por derramar y logré calmarme un poco, me levanté del suelo e intenté limpiar el barro de mis ropas sin éxito alguno, mi aspecto debería ser de película de terror. Comencé andar como un zombi sin saber muy a dónde ir para encontrar sentado en el tronco caido de un árbol a alguien que no me esperaba en absoluto.

- ¿Qué haces tu aquí? - me reprendió su voz con tono osco.



_________________________________________

Chicas depués de siglos de espera (lo siento tanto.. ) aquí teneis el nuevo capítulo que espero que os guste, porque bastante habeis tenido que esperar.. Aunque tengo que decir que ya sólo me queda un examen y a partir de entonces estaré a vuestra entera disposición para seguir dandoos la lata con mi fic jajaja Un besoteee os quiero
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
_Mandy
Humano
Humano


Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2009

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Sáb Jun 27, 2009 6:58 pm

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! Que mala eressss!! No me puedes dejar con la intriga de qieen es esa vooooooooZ!!!! mala personaaaaa jejejejejejeje. Puede ser de Jacob o de nuestro adorado Edwardd???

Dioss continuala cuando puedaaaas,
y suerte con ese último examen.
A mi tab m falta solo uno =)
Tqqq
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 52
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Sáb Jun 27, 2009 8:03 pm

Genial.

por fin se van resolviendo cosas yo se que no podra evitar a Edward, y que van a estar más unidos de o que ellos piensan, los dos se quieren aunque se ayan acabado de conocer,el problema sera la manada cuando se entere.

No quiero pensar lo que le aria Sebastian,la cosa se va a complicar un monton y estoy deseando que siguas.

Yo si creo que Edward,sabe que ella es lobo,pues es más listo que el hambre jaja,pero el muchacho de momento es discreto.

bueno continua en cuanto puedas y SUERTE para las dos.

Besos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
afinidades
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 22/05/2009
Localización : Esperando ser rescatada por mi príncipe azul en su flamante volvo plateado.

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Miér Jul 01, 2009 1:06 am

Cap.13
Los lobos de La Push (parte 2)


Cuando ya no me quedaban más lágrimas por derramar y logré calmarme un poco, me levanté del suelo e intenté limpiar el barro de mis ropas sin éxito alguno, mi aspecto debería ser de película de terror. Comencé andar como un zombi sin saber muy a dónde ir para encontrar sentado en el tronco caido de un árbol a alguien que no me esperaba en absoluto.

- ¿Qué haces tu aquí? - me reprendió su voz con tono osco. La sorpresa por encontrarme a Jacob en el lugar menos esperado dió paso a la rabia por su actitud tan a la defensiva.

- Oh discúlpeme usted, no sabía que esta parte del bosque era de su propiedad. - contesté sarcástica rodando los ojos. El siguió observándome con el ceño fruncido, parecía molesto por mi presencia. - Me puedes explicar ¿Por qué no te gustamos? - pregunté de repente, no entendía porque ese muchacho parecia tenernos tanta ojeriza, necesitaba una respuesta, aunque no sabía si el estaría dispuesto a proporcionármela. Un atisbo de sorpresa se reflejó en sus ojos negros, parecía que mi pregunta le había descolocado por completo.

- Tu alfa no me gusta en absoluto..en realidad me da muy mala espina - respondió secamente. Me miró de reojo atento a cualquier reacción que pudiese tener por su comentario contra el primer mando de mi manada. ¿En serio creía que le debia algún tipo de respeto a ese mal nacido? Que equivocado estaba.

- Pues ya somos dos, yo también le detesto.. - confesé amargamente mientras me sentaba a su lado. No sabía porqué pero la presencia de Jacob me hacía sentir bien, quizás fuese por ese carácter suyo que se me hacia muy parecido al mio o tal vez por esa cálidez tan apacible y relajante que parecia emanar de su cuerpo, provocando que mi cuerpo entumecido y agarrotado, a causa del frio, entrará en calor. Aunque se me hicise raro confesarlo, me encontraba muy a gusto al lado de ese chico.

- Eres muy rarita ¿lo sabias? - dijo extrañado tanto por mi respuesta cómo por mi atrevimiento al acercarme tanto a el. Seguramente Jacob estaría pensando que me faltaba un tornillo o algo así, incluso yo estaba sorprendida por mi actitud.

- Bueno tu tampoco pareces muy cuerdo..pero no se porqué, eso me gusta - le sonreí confundida, sin saber muy bien porqué había dicho aquellas cosas. Me estaba dejando llevar por la gran dosis de confianza que el me transmitía, debería coserme la boca a partir de ahora.

- ¿Estas intentando ligar conmigo? - preguntó con ojos divertidos conteniendo la risa . Mi rostro se encendió a causa de la verguenza y mi boca se abrió de par en par amenazando con desencajarse. Pero ¡qué chico tan prepotente y creido! ¿Cómo había podido malinterpretar así mis palabras?.

- ¡Ja! Ni en tus mejores sueños lobito, que sepas que no eres mi tipo - le contesté entre la verguenza y los nervios mientras le apuntaba con un dedo amenazador. ¡Pero que se había creido! Yo ya tenía muy claro cual era mi tipo de hombre y precisamente el no se ajustaba a mis gustos, a no ser que se transformará en un vampiro de cabellos broncíneos y perfección divina. Una punzada de dolor me invadió el corazón ante mi revelación. ¿De qué me servía saber eso, si de todas maneras no había nada que hacer?
De repente Jacob comenzó a reirse a carcajada límpia haciéndome salir cruelmente de mis pesares, le fulminé con la mirada mientras el se agarraba el estómago intentando no morir de la risa. ¿Acaso era tan graciosa?.

- Eres un bicho raro pero me caes bien - logró decir cuando se hubo calmado un poco de su ataque de risa. Esto era increible un bicho raro.. Hinché los mofletes y con gesto ofendido mire hacía otro lado cruzando mis brazos sobre mi pecho.

- Vamos no te enfades era una broma..además todo esto es muy extraño, es cómo si te conociera de toda la vida - me giré para mirarle detenidamente, tenía razón a mi también me pasaba lo mismo con el... - Deja de mirarme cómo si hubieses visto un fantasma y dime tu nombre al menos.

- Anne - contesté simplemente, se dispuso a decir su nombre pero le paré en seco, ahora tenía la oportunidad de avergonzarle yo a el y no la iba a perder - Se cómo te llamas Jacob, se lo escuché a decir a ¿Sam? si eso es...cuando hicistes ese númerito tan encantador con portazo incluido, ni un niño de tres años te hubiese superado en rabietas - le sonreí inocentemente mientras un color rosado subía por su rostro. Asi que no era tan gallito como quería parecer...

- Bueno bueno tampoco te pases Anny, tu también tienes cara de tener malas pulgas - contratacó prepotente revolviéndome el pelo.
Le miré sorprendida ¿Anny? ¿que clase de confianzas eran esas? Mi cara en esos momentos debía de ser un poema ya que Jacob intentaba controlar una risita estúpida cada vez que miraba.

- Para que te enteres mi nombre es Anne, no Anny, lobo idiota - refunfuñé mientras le daba un manotazo en la mano para que dejara de despeinarme, pero sólo conseguí que se riera con más fuerza si aún era posible - ¡Eres insufrible! - le grité entre ofendida y avergonzada, nunca nadie se había reido tanto de mi como el, tenía ganas de estrangularlo.

- Hablando de cosas insufribles, ¿os ha hablado mi padre acerca del tratado con los chupasangres? - Al pronunciar esas palabras su semblante que hacía unos segundos parecia tan aniñado y jovial se había endurecido hasta tal punto que no parecia Jacob.

- Bueno en realidad oí algo pero me fuí de allí antes de saber en que consisitía.. - respondí más para mi misma que para el. Era idiota, a causa de mi ataque de ansiedad había perdido la oportunidad de saber algo más sobre los Cullen. Casi quise golpearme por mi tremenda estupidez.

- ¿Y por qué te fuistes? - preguntó con curiosidad. Me limité a mirar al frente con pesar, por mucho que deseara contarlo para poder liberarme de mis fantasmas personales y el me inspirara tanta confianza, no creí que pudiese entenderlo, a decir verdad ni yo misma entendia mi obsesión por ¿un vampiro?. Otra punzada de dolor me atacó, debía dejar de recordarle si no queria sufrir esos pinchazos que me taladraban el alma.

- Esta bien cómo quieras...- se atrevió a decir por fín después de unos minutos de silencio en el que ninguno de los dos hablaba. - Como no sabes en que consiste el tratado, yo te informaré entonces. Debes saber que dejamos que esas malditas sanguijuelas anden por aquí porque haces años nos prometieron que su alimentación era diferente a los del resto, el doctor colmillitos y su familia por sorprendente que parezca se alimentan de sangre de animal. Ahora bien en el momento en el que se atrevan a hacer daño a algún humano, romperan el tratado y nosotros atacaremos sin piedad. Tenías que ver a Paul está deseando que ese momento llegue...pero mientras tanto debemos ser cautos y limitarnos a vigilarles por si alguno comete algún error. ¿Me entiendes? - Asentí con la cabeza a la vez que lo miraba con unos ojos como platos. Una posibilidad rondaba mi cabeza en esos momentos.

- ¿Quieres decir que nosotros estamos también obligados a cumplir ese pacto y no podemos atacarlos sin justificación? - pregunté con el corazón en un puño.

- Esa es la idea si.. estais obligados a informarnos de todos vuestros planes y eso también conlleva a los ataques injustificados a los Cullen, podeis desatar una guerra que nos involucraría a todos por alguno de vuestros actos inconscientes, de ahí la importancia de esta reunión y porqué me mostraba tan reticiente con que os quedaseis - aclaró Jacob, ahora su actitud tenía sentido. Pero eso no era lo más importante de su discurso, lo que me llenaba el corazón de halos de esperanza era que Sebástian y mi primo no pudiesen atacar a los Cullen sin más sin que tuvieran que vérselas con los quilautes. Quería gritar de alegría y al mismo tiempo llorar del alivio que me invadía en esos momentos.

Un silencio agradable nos envolvió, sólo se escuchaba el sonido del viento soplar en nuestros oidos. La sensación de calma unida al calor demasiado agradable de Jacob, hizo que el sueño me dominara. No supe muy bien porque lo hice quizas actue guiada por el cansancio de varios días de preocupación pero el caso es que me atreví a apoyar mi cabeza sobre el hombro de Jacob mientras los ojos se me cerraban solos. Al princio noté la tensión del joven lobo a causa de mi acto tan inesperado pero a los segundos relajó su postura y me acomodó mejor sobre el.

- ¿Tú crees que puedes enamorarte de una persona a la que estas condenado a odiar? - susurré medio dormida, sin saber porqué.
- Yo, creo que eso sólo pasa en las películas. - me constestó mientras apartaba de mi rostro un mechón rebelde de mi cabello.

Y a partir de ahí todo se volvió confuso e irreal, el mundo de los sueños me había reclamado al fín.

___________________________________

Aquí teneis un nuevo capítulos mis niñas para que vayais abriendo boca para depués del día 9 que seré libre y podré dedicarme a mi fic completamente. Besitos y disfrutadlo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 52
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Jue Jul 02, 2009 9:06 pm

Pedazo de capitulo.

lo que no me a gustado que Anne le ponga la cabeza al lobito,se la tiene que poner al vampiro aunque eso le cueste un gran disgusto.

Yo a partir del 9 estare en la playa,pero tu pon los capis que yo aunque vaya con retraso más que tengo para leer cuando vuelva.

Ahora te escribo desde los Pirineos esto es precioso.

Espero que todos los examenes te ayan salido bien.

Bueno que paseis unas buenas vacaciones,hasta la vuelta.

OK besos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
_Mandy
Humano
Humano


Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2009

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Miér Ago 12, 2009 4:15 pm

te digo como en la otra historia, no se porque no me llegaron los correos diciendome que habías actualizado pero bueno menos mal que me dio por entrar. Como siempre has creado un capítulo espectacular. Y recordarte q estamos a 1 d agosto y no has subido más, y me muero por saber como permia la historia, asi que por favor en cuanto puedas continua! Smile Eres fantástica!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 52
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Dom Ago 16, 2009 9:38 pm

Jooooooo

como se hace para que te abise,con todos los que leo yo,y nunca me ha salido nada.

os agradeceria que me lo explicarais la que lo sepa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
afinidades
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 22/05/2009
Localización : Esperando ser rescatada por mi príncipe azul en su flamante volvo plateado.

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Miér Oct 07, 2009 7:29 pm

Cap.14
Podemos ser grandes amigos.


Me desperté sobre mi cama aún vestida y con unas ganas térribles de tomar un cafe bien cargado. La luz del sol filtrada a traves de la persiana incidía directamente sobre mis ojos azul cielo, cegándome. No sabia como había llegado a mi habitación esa noche ya que lo último que mi mente podia recordar fue mi rara conversación con Jacob sobre los Cullen.

Me estiracé como un gato y abrí mi ventana para que la fria brisa de la mañana me espabilara. La noche anterior había sido esclarecedora en todos los sentidos. Los Cullen vampiros, los quilautes lobos monstrusos. ¿Qué más me deparaba en ese infernal pueblo sacado de las más terribles pesadillas?. Supongo que lo peor de toda la verdad seria sufrir por mi propio despecho. Mi determinación de alejarme lo máximo que me fuera posible de mi fuente de todo sufrimiento, seguía en pie y más afianzada que antes. Edward debía salir de mi cabeza, corazón... o de donde demonios se hayara dentro de mi ser, lo antes posible. O al menos de mi foco de visión o de mi alcance. ¡Dios estúpido instituto!. Mi fuerza de voluntad seria puesta a prueba en esa maldita hora de bilogia.

Fruncí el ceño y me desplomé boca abajo sobre la cama, cubriéndome la cabeza con un cojin. Si que iba a ser complicado. Deseé con todas mis fuerzas que Edward me ignorara y no me lo pusiera demasiado dificil.

Fuertes golpes en la entrada me sacaron de mis malditos pesares. ¿Quién demonios llamaría de esa forma tan bruta a la puerta a esa hora de la mañana? ¡Cielos si sólo eran las siete!. Me levanté de la cama con cierto aire enfadado y con ganas de estrangular a mi inoportuno visitante. ¿Quién había pedido compañia ese dia? Yo sólo queria un café.

Mientras bajaba las escaleras, los golpes se incrementaron.

- Pero que demonios... ¡ Ya va, ya va! - Grité irritada y con las ganas de matar aumentando a límites insospechados. Un penetrante y excitante olor a vegetación y a pino, se internó en mis fosas nasales a media que me acercaba a la puerta. No podia ser... Abrí la puerta y allí estaba.
- Joder Anny casi tengo que derribar la puerta para que te enterases de que tienes una agradable visita - Dijo Jacob con una gran sonrisa en los labios y sujetando un bulto de diferentes colores en una de sus grandes manazas. Le mire con ojos como platos y con cara de idiota seguro que también. - ¿A alguien se le han pegado las sábanas hoy eh?.

Me pellizcó la mejilla con suavidad, sentí el calor que desprendía su mano en mi rostro. Entorné los ojos amenazante y le propiné un manotazo para que se apartase, que sólo provocó que se riera a carcajadas.

- ¿Qué haces aquí Jacob? - Pregunté sorprendida y a la vez enfadada. Bueno en realidad me alegraba de ver a ese muermo arrogante, pero sólo un poquito. Crucé los brazos sobre mi pecho y lo escruté con la mirada.
- Lobita de malas pulgas también por la mañana ¿no? - Preguntó divertido. Le contesté con un gruñido, me cansaban sus juegos. - Esta bien, no te enfades. Para que veas que vengo en son de paz.

Estiró uno de sus brazos hasta mí. Sostenía algo en su mano. Recelosa fije mi ojos en ese algo para llevarme una gran sorpresa.

- Mi bufanda... ¿Pero cómo ha llegado hasta tus manos? - Deslicé esa prenda de lana, con los colores del arco iris, de entre sus dedos. Le tenia mucho cariño a esa prenda. Vivian estuvo durante más de dos semanas tejiéndola como regalo para mi décimo quinto cumpleaños. Esa noche la había llevado puesta, pero no recordaba haberla perdido.

- La encontré llena de barro tirada en el suelo, cuando volví de dejarte con los tuyos. Creí que nunca podría volver a ponerme derecho, llevarte en brazos hasta tu coche fue un trabajo arduo. Tengo que confesarte que para ser un lobo pesas como una vaca. - Se rió a carcajadas de su estúpido chiste. Me puse roja como un tomate y casi quise matarlo en un instante. Pero después recordé lo que ese perro estúpido había hecho por mí.
- Supongo que gracias... - Dije en tono bajito casi inaudible. Obervé mi bufanda de nuevo y reparé en algo. - Has dicho que la encontrastes llena de barro pero la bufanda está limpísima... - Lo observé detenidamente a los ojos. Creí distinguir un cierto rubor en sus mejillas pero lo descarté cuando una sonrisa infantil y juguetona se instaló de nuevo en su rostro.
- Bueno... No iba a entregátela llena de barro, microbios y todas esas cosas que os dan tanto asco a las chicas, ¿no?. No tienes idea lo que he pasado para poner una lavadora. Casi hago explotar la casa...

Le cogí la mano con cariño y la apreté con fuerza. Era el detalle más bonito que había tenido alguien que no fuera Vivian conmigo.

- Muchas gracias Jacob...
- No tan deprisa Anny. Una de las primeras cosas que debes saber de mí: Es que nunca hago nada gratis. Mi pelea a muerte con esa lavadora infernal tiene un precio - Sus ojos comenzaron a rebosar malicia y una gran sonrisa de satisfacción surcó su rostro. Enarqué una ceja ante esa nueva información, estaba sorprendida y me sentía tonta por haber confiado en las buenas intenciones de Jacob. Siempre tenía que estropearlo todo con sus tonterias. - Deja de taladrarme con la mirada ¿Quieres? No te pediré ningún favor sexual tranquila, aunque eso no significa que no haya pensando en ello. - Su tono seductor mezclado con su inapropiado comentario, me puso de los nervios y teminé pellicándole el brazo fuertemente haciéndo que se retorciera de dolor - Buff si querias sacarme el brazo sólo tenias que haber apretado un poco más. ¡Qué bruta eres Anny! A veces creo que te gusta maltratarme o quizas no solo es eso, a lo mejor también te exci.. - Me preparé para propinarle un nuevo golpe, pero él viendo mis intenciones, me sujetó las manos con fuerza - ¡Maldita sea para ya!. Como sigas así voy a tener que llegar a casa arrastrándome cómo un reptil por falta de extremidades y yo no se tu pero haber como le explicas a Sam el haber dejado sin segundo mando a la manada por culpa de tus castigos físicos.

Rodee los ojos y me solté de su agarré enfurruñada para cruzar los brazos sobre mi pecho.

- ¿Me vas a decir de una vez que es lo que quieres de mi? - pregunté irritada. A veces Jacob conseguía sacarme de quicio.
- Bueno me preguntaba si querrias ir a pasear conmigo a La Push... - Noté en su voz un matiz de entusiamo y algo de miedo por mi negativa. En realidad a mi me parecía una idea estupenda, sería divertido y agradable, poder pasear con Jacob. Me sentía relajada y alegre a su lado. Quitando las veces que se comportaba como un perro estúpido y presuntuoso... Pero podría soportarlo, además se lo debía.
- Está bien cachorro... Pero te advierto que como intentes algo ''raro'' te capo. ¿Capichi? - Le amenacé mientras batia fuertemente mis pestañas.
- Más claro el agua... Aunque no se muy bien si tus tácticas de acercamiento de ayer cuentan... - Le empujé con fuerza, riéndome a carcajadas. El cogió mi mano y me arrastró hacia un Volkswagen Rabbit de color negro. Me sorprendió que ese chico tan alto y a la vez tan grande cogiese ahí dentro. Me reí en mis adentros cuando recordé esa vieja escena de dibujos animados en la que varios payasos salían de un coche de bomberos pequeñísimo.

LLevábamos más de cinco minutos en ese coche y ya estaba agobiada. Jacob conducia demasiado lento para mi gusto y eso me ponía de los nervios. Me sentía como una de esas sardinas en escabeche dentro de una lata. Para mi sorpresa un pequeño ford fiesta de color rojo nos adelantó rápidamente. Como un suspiro. Casi se me cae el alma a los pies al descubrir que el conductor no era más que un lindo abuelito. Esto debe ser una broma...

- Mira que vas lento Jake nos acaban de adelantar unos ancianitos en su pequeño coche. - Me quejé con tono cargante.
- A ellos les queda poco tiempo a nosotros no. - Contestó tranquilamente sin apartar los ojos de la carretera.
- ¿Olvidas el detalle de que estamos condenados a la eterna juventud? - Pregunté con incredulidad y sofocada. ¡Pero que calor hacia en esa maldita latas de sardinas joder!
- ¿Prefieres irte andando Anny? - Esta vez me miró con una sonrisa estúpida y un brillo sádico en sus ojos.
- Vale vale... Ya me callo... Tortuga.- Farfullé esto último más para mí, no queria tentar la suerte. Me senté sobre mis manos para intentar no comerme las uñas de la impaciencia.

Ese rato en el bosque se me estaba haciendo realmente ameno y tranquilo. Con Jacob no me sentia intimidada sino al contrario confiada y relajada. No tenía porque mostrar con él, esa coraza, que durante años había forjado cara a mi ''familia''. Con Jake podía ser yo misma: Simplemente Anne o Anny.

Hablamos de su familia casi todo el tiempo pero al final me ví obligada a contarle mi historia a ese gradullón de piel tostada.

- Asi que si no me equivoco... ¿Estas obligada a casarte con tu alfa así sin más? ¿Por una orden? - Las preguntas de Jacob me taladraban el sentido. Dichas por él, ajeno a toda mi locura, sonaba peor. - Y yo que pensaba que imprimarse era horroroso y estúpido. - Dijo Jacob más para sí que para el exterior. Su ceño estaba fruncido y sus puños apretados.
- Yo no quiero ser la elegida Jake... - noté mis ojos humedecerse por la impotencia.
- Y yo no quiero ser tan guapo y tan atlético. Cada uno tiene su cruz. - dijo divertido dándome un pequeño golpe en el hombro para animarme. Me fué imposible no reirme ante su comentario. Este chico si que sabía sacarme una sonrisa.

De repente me miró con un semblante serio y compungido.

- Anne no se porque si quiera te digo esto o porque lo hago así. Sólo se que me importas aunque parezca una locura. Y si no quieres casarte con ese estúpido dejame decirte que... Yo seré el primero en impedirlo. Eres increible Anne y no me apetece ver como alguien te hace daño. Ya has sufrido bastante.

Abracé a ese chico de pelo alborotado. Nunca le pediria nada que pudiese ponerle en peligro. Jacob era mi amigo. Sí ese amigo que nunca tuve y que ahora me sabía tan dulce.

- No deberías hacer caso a lo que te digan los demás. - Apuntó sin más con voz triste.
- Tienes razon, empezaré por no hacerte caso a ti lobito engreido - Me lancé contra el con un gruñido y lo tiré al suelo. Sucios y llenos de barro, reiamos como niños.
- Anny creo que ya estás preparada para la fiesta de esta noche...
- ¿Fiesta? - Pregunté dudándo con cara de malas pulgas. Jacob me miró expectante. Odiaba las fiestas, seria una broma. ¿Verdad?.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
_Mandy
Humano
Humano


Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2009

MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   Lun Oct 12, 2009 2:51 pm

Mucho acercamiento veo yo entre estos dos! jejeje. Por favor continuala, aunque sea poquito a poco, pero no la abandones, y la otra tampoco por favor la de alena. Eres increíble escribiendo y por un rato me haces evadirme de todo. Un beso chicaas!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]   

Volver arriba Ir abajo
 
[[..The killing moon, cuando el lobo se enamoró del vampiro..]]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Un juego d vestir a Sailor Moon
» Ediciones en DVD de Sailor Moon around the world (XD)
» Cuando el peso sí pesaba
» Nuevo look de Megatron en Transformers 3 The Dark of Moon??
» As de Iltirta (r: lobo)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Medianoche :: .:Zona Fan:. :: Fan Fics-
Cambiar a: