Un Internado donde nada es lo que parece. Dos jóvenes atraídos por una fuerza magnética. Un secreto oscuro y peligroso. Y una única certeza: entregarse al amor es jugar con fuego...
 
ÍndiceÍndice  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Mi nueva no vida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
AutorMensaje
Alumna de Medianoche
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 325
Fecha de inscripción : 18/07/2008
Edad : 26
Localización : En Medianoche

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Miér Oct 29, 2008 5:21 pm

Bueno bueno, ya estoy aqui ^^

Ultimamente os voy a malcriar mucho, que cuelgo fic todos los dias e?? jaja

Aunque en realidad no me importa escribir si a vosotras os gusta y quereis seguir leyendo! Por eso Graciassss (creo que es el nº un millon que repito esta palabra XD)


Dos días antes de las vacaciones de navidad para los estudiantes de Silpront, Erik avasalló la puerta de mi “cuarto” a golpetazos a las cinco de la madrugada.
-¿Victoria? –preguntó detrás de la puerta.
-¿Si? –le contesté desde dentro un tanto nerviosa.
-Tengo buenas noticias.- me contestó entrando como una bala a la sala y sentándose junto a mí en el sofá negro.
-¿Qué quieres?
-Félix ha encontrado la solución a tu problema. –sus ojos grises brillaban de ilusión, al igual que los míos al escuchar sus palabras.
Proclamé un grito de ilusión que seguramente escuchó toda la casa, y me eché a los brazos de Erik, ilusionada.
Él me correspondió al abrazo mientras reíamos sin parar. Era el día más feliz de mi existencia, eso sin duda. El pensar volver a ver a mis padres e incluso a Melisa me hacía rematadamente feliz. Podría llevar una vida normal de nuevo.
Me separé poco a poco de Erik tras cinco minutos de risas de oreja a oreja, pero mis brazos se quedaron abrazando su cuello, y los suyos bajaron hasta mi cintura.
Sus ojos grises buscaron los míos, e ilusa de mí, me atreví a corresponderle aquella mirada que tanto me impactaba.
Error.
Como tantas otras veces volví a perderme en ellos, a bucear por aquellos mares de tormenta mientras nuestras respiraciones se iban volviendo cada vez más intensas, más jadeantes, más sonoras...
Su rostro tremendamente perfecto se quedó a unos milímetros del mío. Nuestras frentes ya se estaban tocando.
Notaba como todo mi cuerpo temblaba de emoción, vergüenza, deseo...

De repente escuchamos unos golpecitos en la puerta. Alguien pedía permiso para entrar.
Los dos nos separamos rápidamente, avergonzados por nuestros actos.
-Pasa.-dije yo, aún atolondrada. Habíamos estado a punto de besarnos... pero ¿por qué? ¿De verdad sentía algo más que amistad por Erik? Lo miré disimuladamente, entonces comprendí que así era. Tan solo pensar en él me ponía feliz, y miles de mariposas revoloteaban mi estómago sin permiso. ¿Y él? ¿Qué sentía por mí? ¿Por qué había hecho eso? Me estaba volviendo a enamorar, y eso era malo. No quería sufrir otra vez.
-Buenos días a los dos. –exclamó el señor Joks muy alegre.
Portaba entre sus manos una caja de madera suiza, a mi parecer, con mucha delicadeza.
-Eso es... –no pude acabar la frase, estaba demasiado emocionada para hacerlo.
Félix asintió con la cabeza sin dejar de sonreír. Por el rabillo del ojo, vi que Erik me miraba también sonriente. Y de repente, me cogió de la mano.
Mis ojos se posaron en nuestras manos unidas, abiertos de par en par. Y tan rápido como nuestras pieles se habían tocado, se volvieron a separar.
Era como si Erik hubiera recordado de momento algo que le confundiera, ya que agachó la cabeza y su sonrisa desapareció por completo para convertirse en un suspiro incomprensible para mí.
El señor Joks, pareció entender todo, ya que le puso una mano en el hombro, en señal de consuelo.
Yo, por no ser grosera, no añadí nada. Simplemente esperé a que Félix me mostrara el contenido de aquella caja.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/electro_princes
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 51
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Jue Oct 30, 2008 1:00 pm

Yo quiero que me malcries y pongas todos los capitulos que quieras jaaaaaaaaaa

Ami por lo menos me gusta como lo haces,y espero que nos sorprendas durante mucho tiempo

Que oportuno el señor Joks,si no hubiera llamado a la puerta hubiera habido besito es malo

Que tendra esa caja.

Yo creo que en parte Erik se alegra y por otra se ha quedado triste,sera porque eso le alejara de Victoria,espero que eso no ocurra

La cosa se enrreda cada vez mas ,yo quiro saber mas porfa

Notaran algo sus padres y sus amigos

Espero que lo que tenga la caja sirva para que no ataque a sus padres y amigos

aunque se supone que ya lo habra superado,pero como huelen tambien espero que se sepa controlar

Continua en cuanto puedas:BSS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alumna de Medianoche
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 325
Fecha de inscripción : 18/07/2008
Edad : 26
Localización : En Medianoche

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Jue Oct 30, 2008 9:13 pm

Pues te seguiré malcriando XD jaja

La causa de porque cuelgo tanto en poco tiempo es porque ya pronto me cambio de casa, lo que significa que estare un tiempo sin internet mientras se cambia la dirección, la dan de alta allí y eso. Ademas de que dentro de poco tengo la temporada examenes =S
y de los bonicos de estudiar un mes antes XD Asi que no actualizaré mucho. Por eso mientras se pueda a malcriar jaja!

Me he propuesto llegar a una parte antes de que me quiten internet, a ver si consigo colgar hasta ahí ^^


-Bueno... –me dijo mientras la abría. –aquí esta.
Estaba repleta de tubitos azules perfectamente alineados. Debía haber más de cien.
-Muchísimas gracias. –si hubiera podido llorar, en esos momentos lo hubiera hecho, pero hacía meses que mi pozoña se hizo tan densa que no podía salir de mi cuerpo.
-Se debe tomar uno por cada tres horas expuesta al sol. –me advirtió.
-Adelante. –me animó Erik que ya se había repuesto. –Tómate una y volvamos al instituto. Incluso podríamos pasar antes por tu casa...
-No tan deprisa. –ahora mismo el gesto del señor Joks era autoritario e imponente. – Si alguien averigua los componentes de esta fórmula, todos los vampiros podrían salir a la luz de sol. Piensa en las graves consecuencias que podrían pasar si eso ocurriera.
-Tranquilo señor Joks. –le dije mientras cogía una de aquellas capsulas y la abría con delicadeza, más nerviosa que el niño que espera abrir los regalos de su cumpleaños. –No pienso revelar ninguna información, y menos sabiendo que puede causar muchos daños.
-No te lo puedes ni imaginar. –terminó por añadir. –Así que se discreta, y procura que este secreto no salga nunca a la luz.
-Lo juro por toda mi existencia.
Dicho esto, bebí el líquido azulado que contenía la cápsula, impaciente. Por fin podría volver a tener una vida “humana”.
-¿Debería sentir algo? –pregunté mirándome, dudosa. No me sentía diferente y tampoco me veía distinta. ¿Habría fallado?
-No lo se. –me contestó Félix acercándose a mi piel para examinarla. –Pongámoslo a prueba.
Tragué saliva instintivamente. Si me había molestado alguna vez la molestaba luz que propagaban las antorchas de la sala negra de pruebas, no me quería imaginar que pasaría con la luz del día.
Pensé en el sol... lo agradable que era la sensación de luz en tu rostro después de tres meses sin siquiera verlo.
-De acuerdo. –dije mientras me levantaba del sofá enérgicamente y salía de la habitación escaleras abajo.
Me paré al final de estas, eufórica. No podía salir a la calle, eso estaba claro. Cualquier madrugador podría verme en la peor de mis situaciones. Me pregunté como reaccionaría yo si de repente viera a un hombre con manchas negras en la piel y casi ciego. Sin duda, pensaría en cualquier cosa antes que en un vampiro.
-Entremos a la “cocina”. –me dijo Erik mientras me ponía una mano en la espalda, guiándome.
Entramos en ella., pero como siempre, ni un rayo de luz se colaba por las gruesas cortinas que tapaban los ventanales.
-Iremos abriendo las ventanas poco a poco ¿de acuerdo? – Félix no esperó mi respuesta, ya que comenzó directamente a abrirlas una por una, lentamente.
Al principio, la luz me cegó hasta sumirme en la más oscura negrura. Me llevé los brazos a los ojos, para tapar aquella horrible luminosidad, que al mismo tiempo, calentaba mi fría piel y esperé durante unos diez minutos hasta que pude apreciar algunos objetos de la cocina claramente.
Era extraño observar todo con los rayos de sol acariciando la superficie de los objetos. Si antes creía que mi visión había aumentado por mil, estaba segura de que ahora había vuelto a duplicarse. La luz del sol aclaraba todo y le daba matices, arrugas, imperfecciones y sombreados que a la oscuridad le estaba negada apreciar.
Me observé de arriba abajo y nada, ni rastro de manchas negras por la piel. ¡Todo había funcionado tal y lo previsto!
Di un bote de alegría con una sonrisa estúpida en la cara y me dirigí hacia el señor Joks que me miró con orgullo y emoción
-Gracias. – dije mientras le abrazaba con un entusiasmo que llegaba a kilómetros de donde yo me encontraba.
-Más despacio. –me susurró con palabras entrecortadas Félix, al cual solté enseguida. A veces tenía problemas para recordar que era más fuerte que los demás.
Después de disculparme con el señor Joks miré a Erik de soslayo. Sin duda todo era mucho más bonito a la luz del sol. Pero él no compartía mi mirada de felicidad, si no que la tristeza estaba grabada en sus ojos grises.
Antes de que pudiera alejarme tres pasos de Félix, Erik salió al exterior con la velocidad que nos caracterizaba.
-¿Qué...? –comencé a preguntar, pero Félix me interrumpió poniéndome una mano en el hombro, en forma de consolación.
-No es un momento muy agradable para él. –me contestó con una sonrisa intentando animarme.
-¿Por qué? – sabía que mi corazón no podía latir, pero aun así, note como se removía produciéndome angustia.
-No soy la persona mas adecuada para que te cuente esto Vic.
¿Por qué tenía siempre que fastidiarlo? ¿Por qué cuando yo no podía estar más henchida de felicidad él tenía que deprimirse y salir huyendo?
-Pero si que puedo decirte que puedes hacer para que este mejor. –añadió tras ver el giro que habían dado las cosas en menos de tres segundos.
Pensé en Erik y en cómo habíamos avanzado nuestra amistad, aunque ya no sabía si denominarla así después de lo sucedido en la habitación redonda.
-Lo que sea. –le contesté decidida. Erik me había apoyado en todo momento y me había ayudado a superar todo este trauma mucho más rápido, se lo debía...
Pero no estaba preparada para la contestación de Félix.
-Dejaros de querer los dos, o ambos lo pasaréis muy mal.
Dicho esto salió de la cocina a paso humano, pero aún así, demasiado extraño y elegante para serlo.
¿Por qué? Pensé, todas mis preguntas últimamente eran por qué esto... por qué aquello y simplemente por qué yo.
No entendía el motivo de no poder estar juntos. Aunque por otra parte... no estaba segura de si él me quería como yo estaba empezando a quererle a él.
De todas formas, lo más seguro y racional sería hacer caso a Félix. Yo dejaría mis sentimientos a parte, que era lo que más me convenía en estos momentos, y no volvería a sufrir por ningún chico más, y Erik… no sabía los motivos por los que había cambiado tan rápido de humor, pero intenté con toda mi alma no inmiscuirme en sus asuntos. Éramos y seríamos toda la eternidad solo amigos si eso significaba el bienestar de ambos.
Además, si Félix lo decía, es que razón no le faltaban a sus palabras, aunque desconociera el verdadero significado de estas.
Seguí mentalizándome y engañándome mientras dejaba atrás la cocina y me encaraba por primera vez a la puerta de salida, la cual crucé con una sonrisa temerosa en los labios. Estaba segura que no había nada mejor que el tímido sol saliendo por el horizonte rozando tu piel.
Cogí una buena bocanada de aire y anduve por el gran jardín de los Joks, que por cierto, era tan hermoso como sus dueños. Estaba repleto de rosas blancas y rojas y de arbustos con formas de ángeles, no muy apropiados en este caso... todo había que decirlo.
Volví a inspirar aquella mezcla de rosas y hierba húmeda mientras mi corazón ya marchito creaba una muralla alrededor suyo, por la que ningún noble caballero podría pasar.
Volvía donde había dejado mi antigua vida, y eso significaba no amores.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/electro_princes
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 51
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Vie Oct 31, 2008 1:25 am

Se te echara de menos,espero que la espera no sea muy larga,aunque ya se sabe con los cambios

aunque si es para bienmucho mejor

No veo yo tan facil el que alguien descubra lo de los tubos,o que se lo pille su amiga y en un descuido se le caiga sin querer

y con la mala suerte de que ecima sea el ultimo y se rompa y hay es cuando Vic va a tener un serio problema

Y porque dice que dejen la relacion y que lo pasaran mal,no sera por algun motivo que tubo Erik en el pasado y que es algo oscuro

que no quiere que se sepa,y eso lo tiene escrito en el libro,y por eso lo guarda con tanto ahinco,y no quieren que lo descubran

cada vez hay mas misterio

Quiero mas

Continua en cuanto puedas
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Edhelgrim
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 312
Fecha de inscripción : 09/07/2008
Edad : 25
Localización : Viviendo en mi imaginación...

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Sáb Nov 01, 2008 1:44 am

¡Cuanto tiempo sin leer este fic!

Continúa en cuanto puedas, que está genial Wink

_________________


<<Lucas and company una de las cosas perfectas en este mundo imperfecto>>
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://elrincondelocio.mundoforo.com
estefania
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 264
Fecha de inscripción : 08/09/2008
Edad : 26
Localización : Barcelona

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Sáb Nov 01, 2008 4:26 pm

Sorry por desaparecer del mapa! He estado ocupada y lo primero que he echo al abrir el ordenador es leer tus dos actulizaciones!

Casi se besan! Porqué no pueden estar juntos!!?? Con lo bonito que es, y lo mal que lo debe de estar pasando él. No quiero que se separen, pero a lo mejor es lo mejor... De todas formas él es tan perfecto! (sisi perfecto).

Yo ya te lo dije, es mereceor de un club de fans.

Y bueno, aunque ella ahora haya cerrado su corazón se verán por el insti no? Habrá miradas y expressiones, y estaran juntos. Mm... Que duro va a ser. Aix, creo que me estoy deprimiendo. Menos mal que vas a colgar mucho!!

Gracias por pensar tanto en nosotras y colgar diariamente!

Me ha encantado, estoy como un flam Crying or Very sad

Un beso guapa!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://masjaner.blogspot.com
marh
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 335
Fecha de inscripción : 19/08/2008

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Sáb Nov 01, 2008 6:48 pm

Estoy unos días sin pasarme por aquí y casi se besan (qué oportuno el señor Jocks >:-().

Voy a tener que desaparecer un poco más a ver si ya por fin se ponen juntos Laughing . No mentira, me tienes muy enganchada como para poder hacer eso Laughing .

Cuánto misterio... y a ver por qué le dice eso ahora?! Ahora que parecía que había acercamiento... Y por qué se deprime Erik?

Muchas preguntas sin resolver y mucha intriga.

Me gusta Laughing

Continua malcriándonos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alumna de Medianoche
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 325
Fecha de inscripción : 18/07/2008
Edad : 26
Localización : En Medianoche

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Sáb Nov 01, 2008 10:53 pm

Hola chicas!!!

Gracias por comentar y a Edelgrim por volver al fic ^^

Os traigo malas noticias... ya toy de mudanzas asi que no podré colgar mas durante un largo tiempo. Por eso os pongo el mayor cacho del mundo (Es un capitulo entero--- unas 6 paginas de word ^^ )

Espero que os gustes y disculparme U_U''



CAPITULO 10

No fue muy difícil resistir la tentación, ya que a esas horas de la madrugada, poca gente se levantaba de sus camas para andar por la calle.
Pero, a pesar de todo, ahí estaba. Después de tanto tiempo, la puerta de mi casa se alzaba ante mí.
De haber sido humana, no atinaría a tocar al timbre, ya que, de la emoción, el pulso lo tendría desbaratado.
Apreté suavemente el botón que hizo el típico ruidito de cuando llamas a cualquier casa.
-¿Quién? –me contestó la voz de mi padre. En seguida la reconocí y por un momento no supe que contestar, la emoción me embargaba y no me dejaba articular palabra. Era algo magnífico.
-Soy Vic. –contesté muy emocionada.
-¿Vic? –dijo confuso. -Lo siento, pero Victoria ya no vive en esta casa, se ha tenido que equivocar...
Me quedé perpleja al escuchar esas palabras de mi padre. ¿Qué ocurría? En ese momento caí en el asunto.
No le había avisado de que regresaba, y también estaba el problemilla de la voz, aunque por teléfono no parecía haberle molestado.
-Papá, de verdad soy yo, ábreme y lo verás.
No obtuve respuesta, pero él tampoco colgó el telefonillo.
-Asómate si quieres a la ventana y lo comprobarás.
De repente se escuchó el ruido propio al colgar el telefonillo y acto seguido me dirigí corriendo a la ventana. Esperaba que me reconociera... sabía que había cambiado pero no lo suficiente como para que no me reconociese.
Me coloqué justo en frente, para que me pudiera ver bien. Pero él no apareció, al parecer pensaría que era una broma de mal gusto.
En ese momento me acordé de una cosa. El móvil. Lo llevaba metido en mis vaqueros nuevos. Lo saqué rápidamente y marqué el número de casa.
-¿Diga? –otra vez mi padre.
-¿Por qué no te as asomado a la ventana? –pregunté confusa. –Soy yo, Victoria.
-¿Vic? –Pareció reaccionar por primera vez después de lustros.- Ahora mismo te abro cariño, es que como no avisaste…-se defendió.
-No pasa nada papá.
Mi respiración era normal, tranquila. Me alegraba saber que ya no me ponía nerviosa hablar con él ni me lo imaginaba desollado entre mis manos. Todo tipo de temor había desaparecido. Eso me ayudó a relajarme y juntar toda mi fuerza de voluntad en comportarme lo más humana posible.
Escuché los pasos pesados de Luís, mi padre, y cómo descorría el pestillo para abrir a continuación la puerta. Me giré para observarle, a velocidad normal, paciente.
Allí estaba, tan alto y barrigón como siempre, aunque su rostro había empalidecido y ya no radiaba esa felicidad constante.
-¿De verdad eres tú? –preguntó achinando los ojos para verme mejor.
Me acerqué despacio para que él me viera. Pero al mismo tiempo que yo me acercaba, su olor también lo hacía. La verdad es que no era lo mismo escuchar su voz que aspirar su aroma, pero no pensaba fracasar y mucho menos con mi padre. Le quería demasiado como para hacerle cualquier daño.
Me eché a sus brazos con cuidado, para no hacerle daño y al mismo tiempo para que no tuviese un contraste con el clima cálido y mi piel fría.
-Oooh Victoria... –dijo con lágrimas en los ojos mientras no paraba de abrazarme. -¿Pero que te ha pasado?
-¿A qué te refieres? –dije haciéndome la tonta.
-A tí... has adelgazado ¿Qué no comías bien?
“Si tú supieras...” pensé, pero en lugar de eso le contesté:
-¡Claro que sí! – volví a abrazarle mientras notaba su sangre correr a milímetros de mí. –es que hacía mucho deporte y... también hacía mucho frío por allí, ya ves, adiós al bronceado.
-Ya te veo. –se separó de mí con una sonrisa en la cara. Ahora parecía mucho más feliz. -¿Y esos ojos azules?
-Lentillas. –contesté encogiéndome de hombros. –Ya sabes, por cambiar...
-Si por cambiar has cambiado mucho. Diría que ya no eres la misma de no ser por esa sonrisa singular que tienes.
Una carcajada perfecta salió disparada de mi garganta. En ese momento, era muy feliz y esperaba que durase para siempre, aunque teniendo en cuenta que mi muerto corazón tenía una muralla a su alrededor... no iba a ser fácil.

Los dos pasamos al interior, sin quitar esa sonrisa bobalicona de la cara.
Olfateé el ambiente... ¿Desde cuando olía tan mal?

Por un momento dejé de respirar, no lo necesitaba, por lo que mientras mi padre no se diera cuenta... aguantaría.
Podría describir el olor como cuando eres humana y pasas al lado de un contenedor de basura que lleva toda la mañana al sol, pero había algo diferente ya que aquel olor provocaba en mí una extraña reacción totalmente diferente a la sed. Sí, tenía ganas de arrancar el cuello al poseedor de aquella esencia pero ni se me ocurriría beber su sangre, eso seguro. Simplemente deseaba destrozarlo. ¿Pero por qué? ¿Qué era aquella reacción?
Me quité aquella idea asesina de la cabeza, y miré a mi padre intentando que no notase mi falta de respiración y alteración nerviosa.
-¿A qué huele? –pregunté como quien pregunta que fragancia es, si la de una rosa o la de una amapola.
Luís se encogió de hombros y me miró de nuevo con ojos llorosos.
-No huele a nada. –respondió un tanto extrañado por la pregunta.- ¿pero eso es todo lo que me vas a contar después de tres largos meses?
-No se papá... – pensé rápidamente una buena estrategia, que fuera creíble por supuesto. – Se que fue muy imprudente por mi parte irme sin deciros nada, y por otra parte apenas llamaros... pero era una oportunidad única.
-Lo importante es que hayas recapacitado y estés de vuelta en casa, conmigo.
No se me escapó el detalle del conmigo.
-¿Y mamá? –pregunté mirando a mi alrededor. Era extraño que no estuviese a esas horas en casa, quizá estuviese durmiendo.
-Verás mamá…-y calló.
Sabía que mi corazón ya no latía, pero un dolor agudo lo traspasó, temiéndose lo peor.
-¿Qué ocurre? ¿Ha tenido un accidente? ¿Esta en el hospital? ¿Esta bien?
El torrente de preguntas salió disparado por mi boca, aunque ya sabía la respuesta a todas ellas. La expresión de desconsuelo, amargura, aflicción, dolor y tormento lo decía todo por su parte.
Ya notaba los típicos síntomas de ansiedad y de sollozo: nervios, presión en el centro del pecho, dolor de garganta, pequeñas convulsiones, picor de nariz y por último algo desmoronándose, la vida tal y como la recordaba e imaginaba en un futuro.
-Fue un accidente de coche. –consiguió articular después de unos minutos.
Me había rodeado con sus brazos, apoyándome e influyéndome ánimos, pero no funcionaba, en aquel momento nada podía ayudarme.
Un río de imágenes cruzó mi mente, compuesto por miles de diapositivas de nosotras dos juntas. Mi madre y yo jugando con un puzzle para bebes cuando a penas sabía andar, las dos cogidas de la mano en dirección al parque, su rostro sonriente cuando llegaba con las notas del colegio, la recompensa de después compuesta por un helado y una hartada de cosquillas, la sombra que se deslizaba por debajo de la puerta en aquellas noches oscuras después de aquella pesadilla, su calor y conforte cuando me abrazaba, los consejos e instrucciones para sobrellevar el instituto, las pequeñas riñas adolescentes que se solucionaban con una buena conversación y un par de cafés calientes y por último el apoyo y la vivacidad que me influyó la última noche de mi vida como humana. La última noche que nos vimos.
Rompí a gemir sin menos aviso. No podía desprender lágrimas, pero eso no significaba que fuese menos duro para mí. Nadie en el planeta tenía la relación que mi madre y yo habíamos compartido, ¿y cómo se lo agradecía? Estando desaparecida tres largos meses, llamándola escasas veces y no asistiendo a su funeral.
La había perdido para siempre, y ni siquiera le había dicho adiós por última vez.
Escuché a mi padre sufrir conmigo, pero ya no me importaba su pena, ya que la mía no dejaba espacio para ningún sentimiento más. Solo dolor.

Después de dos largas horas de sollozos inacabables, abrazos de apoyo y tras romper a mordiscos dos cojines para descargar mi ira, mi padre entró al salón, donde me había sentado tras observar lo inestable que era la silla de la cocina con mis convulsiones. Aquello, era justo lo que necesitaba, tener que controlar mi fuerza en aquellos instantes.
-Murió hace tres días... –me informó Luís rompiendo el silencio.-antesdeayer fue su entierro, aunque no pude despedirme de ella cara a cara.
-¿Por qué? –jadeé tragándome todo aquel apestoso hedor.
-Según la policía y los forenses el cuerpo quedó irreconocible, por lo que no nos dejaron abrir el ataúd. –hizo una pausa y me apretó contra él con fuerza, aunque solo noté una pequeña presión en mi hombro derecho. –Se que es algo horrible, pero nos tenemos el uno al otro, y yo jamás te voy a abandonar.
Bufé. ¿Cuánto iba a vivir él? ¿Treinta? ¿Cuarenta años más? En cambio yo… asistiría a su entierro con la eterna edad de dieciséis años.
-¿Y por qué no me lo dijisteis? – estaba enfadada con todo el mundo, incluso conmigo misma.
-Te llamé miles de veces, pero siempre estaba apagado o fuera de cobertura. Nos llamabas una vez por més, estábamos desesperados y...
-No te preocupes papá. –me levanté para acercarme más a él. El olor de su sangre me llamó, pero mis sentimientos en ese momento eran el doble de poderosos que mis instintos.- Ha sido por mi culpa... tendría que haber estado más atenta.
Los entrenamientos habían ocupado todo mi tiempo, tanto físico como mental, y ahora me arrepentía de ello.
Las últimas palabras que había cruzado con mi madre habían sido:
¡Nos vemos en navidad mamá, como una buena familia!
Era horrible todo, absolutamente todas y cada una de las palabras pronunciadas eran ahora inútiles, escasas de valor.
-¿Y por qué? –le pregunté entonces.
-El coche que iba por delante de ella frenó en seco, y no le dio tiempo a frenar.
Asentí sin pronunciar palabra mientras miraba el reloj de muñeca que conservaba desde la noche de mi muerte. Era difícil saber en que momento del día vivías si existías en una oscuridad permanente.
Me quedaban menos de veinte minutos para que el efecto de la cápsula se terminara.
¿Y ahora como salía de allí sin levantar sospechas? Me había olvidado la caja de cápsulas en la mansión Joks con las prisas de regresar a casa.
La verdad es que justo lo que menos me apetecía ahora era marcharme lejos del confort de mi padre, pero prefería aquello a que me salieran manchas delante de él.
-Voy al aseo, ahora mismo vuelvo. –le dije tímidamente. Estaba psicológicamente hecha polvo, ni siquiera sentía mis extremidades. Todo me daba vueltas, todo me parecía irreal. A decir verdad, toda mi nueva no vida era irreal, un cuento de terror en toda regla.
-Claro cielo. –sonrió amablemente. –aquí te espero.
Le devolví la sonrisa y me fui corriendo al piso se arriba. Pero, en vez de entrar al baño, me desvié hacia la izquierda.
Mi habitación... cuantos recuerdos me traía. Estaba tal y como la dejé, ni siquiera se habían molestado en quitar mis viejas zapatillas de estar por casa de en medio del cuarto. Pero todo eso no me interesaba... miré nuevamente la hora.
Quince minutos.
Salté por la ventana cuando estuve segura de que nadie podía verme. Y entonces eché a correr...
Eran las ocho menos cuarto, por lo que las calles ya estaban abarrotadas de coches que se dirigían al trabajo, estudiantes que con paso lento se encaminaban hacia el instituto o vecinos que sacaban a pasear a sus perros con un bostezo. Pero todos ellos, lo único que verían si posaban sus miradas en mi dirección sería un aire turbio que a las milésimas de segundo se mezclaba con el poniente tradicional de Silpront.
Corrí como nunca antes lo había dicho, descargando adrenalina e intentando dejar mis angustias dos pasos por detrás de mí, pero al parecer era imposible, era como intentar despegarte de tu propia sombra.
Con aquel ritmo, estuve en menos de cinco minutos en la otra parte de la ciudad, en frente del gran caserón de los Joks. Nunca me había parado a mirarlo bien.
A simple vista se componía de dos pisos, pero si te fijabas bien, se veía sobresalir una tercera estructura bastante amplia, la sala de entrenamiento, sin duda.
Toda la fachada era de color blanco con el contorno de las ventanas en gris...
Gris... eso me hizo volver a pensar en Erik y en sus ojos, pero la barrera de mi corazón me advirtió de que no lo hiciera. Él debería estar en el instituto, al igual que el resto de la familia Joks... esperaba que hubieran dejado las cápsulas a la vista, o tendría un buen problema.

Entré por la ventana de “mi habitación”. Por suerte, Félix se había asegurado de dejarme la caja de madera encima del escritorio negro. Seguro que me caería una buena bronca en cuanto me topase con él.
A partir de ahora tendría que tener más cuidado, o las consecuencias podrían ser devastadoras, como ya me advirtió el señor Joks.
Suspiré y cogí una capsula con mucho cuidado y me la tomé. Nuevamente no sentí nada, pero confiaba en que surgiría efecto como lo había hecho la primera vez. Miré la hora otra vez, tan solo habían pasado dos minutos desde que había abandonado mi casa. Era una ventaja esto de ser vampiro, respecto al tiempo claro.
Me aseguré de coger esta vez la caja y la aferré bien fuerte mientras me disponía a saltar por la ventana. En aquel momento caí en que cualquier vampiro podría haber entrado por la ventana y haberse apoderado de las capsulas. Eso me hizo reflexionar ya que Félix jamás habría tenido tal descuido. Así que solo me quedaba una persona en la casa que sería capaz de ayudarme de aquella forma. Erik.
Suspiré intentando borrar aquel nombre de mi mente y me dispuse a abandonar la casa de una vez por todas cuando escuché unos pasos detrás de mí.
Rápida como la luz me giré, pero allí no había nadie.
“¿Qué...? –comencé a pensar. Pero no terminé la pregunta. Me estaba volviendo paranoica.
Salté y corrí a la velocidad del sonido hasta mi hogar, donde mi padre aún esperaba paciente en el sofá del salón.
-¿Quieres comer algo? –me preguntó con una gran sonrisa después de verme bajar por las escaleras. Había vuelto a trepar para colarme por la ventana de mi cuarto.
-No gracias. –le contesté con la sonrisa más natural que pude.
No quería comprobar cómo sabia la comida humana ahora que mi metabolismo era diferente, y aunque siguiese siendo humana tendría el estómago tan revuelto que no necesitaría más que dormir y dormir hasta que el dolor cesara.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/electro_princes
Alumna de Medianoche
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 325
Fecha de inscripción : 18/07/2008
Edad : 26
Localización : En Medianoche

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Sáb Nov 01, 2008 10:54 pm

Y sigue en otro mensaje (no me dejaba publucar tanto texto en uno solo ¬¬')



Pasé con Luís lo que quedaba de mañana, tarde y parte de la noche ya que le habían concedido tiempo ilimitado en el trabajo, al menos hasta que se recuperara del fallecimiento de mi madre. Pero aún así, me confesó que mañana por la mañana volvería al trabajo porque tenía un caso muy importante entre manos y bla bla bla. Simplemente necesitaba entretenerse con algo, eso era todo, pero parecía no estar por la labor de contarme la verdad, así que asentí y le confirmé que yo mañana también asistiría al instituto, aunque tan solo faltase un día para las vacaciones de navidad.
Y entre conversación y conversación salió el tema que menos me importaba en aquellos momentos pero que al mismo tiempo más temía.
-Lucas. –murmuró mi padre sin clavar la vista en ningún punto en concreto.
Me estremecí, pero él no pareció darse cuenta.
-¿Qué ocurre con él? –me hice la despistada.
Luís tardó un poco en contestar, quizá se planteaba si mentirme acerca del asunto o dejarlo para otro día. Dos muertes de seres queridos eran mucho en un día.
-Ha desaparecido. –concluyó esta vez mirándome intensamente, esperando alguna reacción por mi parte. Pero yo simplemente me dediqué a bajar la mirada y quedarme como una estatua. Inmóvil.- Se fue de casa sin pertenencias y sin dinero unos pocos días después de que tú te marcharas.
Asentí por hacer algún movimiento. ¿Así que aún no habían encontrado el cuerpo? Eso me hizo pensar dónde lo enterró verdaderamente Erik.
-Ya aparecerá. –susurré yo con tristeza, no por Lucas si no por la muerte de mi madre.
Mi padre me abrazó aún más fuerte y siguió hablándome de temas que yo apenas escuchaba, intentando distraerme.
Después de aquello, esperé a que se durmiera y a continuación me encerré en mi cuarto. Había traído conmigo una pequeña maleta con un par de pantalones nuevos y unas cuantas camisetas adaptables a mi nuevo cuerpo. Todo por cortesía de Helena, por supuesto. Pero también me había asegurado de traerme unas cuantas reservas para las noches vampíricas tras un día humano. Así que saqué un par de bolsitas (eficientemente preparadas por el señor Joks) y me las tomé de un trago. Al instante me sentí mucho mejor, ya que al final de la noche empecé a notar aquella sed que me raspaba la garganta a causa de estar tanto tiempo al lado de mi padre (aunque el apestoso olor que recorría toda la casa me ayudaba a superar aquel incidente) y con la defensa tan baja a causa del disgusto.
Tuve envidia por un momento por mi padre. Él podía cerrar los ojos y viajar a otro mundo donde todo era más sencillo, aunque para él las verdaderas pesadillas estaban en la realidad, justo en su casa.

Bajé las escaleras y escondí la caja de madera en el hueco de estas. Se trataba de una pequeña despensa donde mi madre solía guardar los tarros y botes, pero ahora estaba casi vacía. Aproveché y las escondí allí por el momento. Ahora no me harían falta ya que era de noche, pero debería regresar antes de que saliera el sol, por supuesto.

Esta vez salí por la puerta como una persona normal y corriente, pero eché a correr como buen vampiro.
Hubiera ido andando, pero la mansión de los Joks estaba a la otra punta de Silpront y tardaría como mínimo tres cuartos de hora a paso humano.
En dos minutos volvía a entrar por la ventana por segunda vez en el día. Erik me esperaba sentado en el sofá negro de mi habitación.
-¿Qué tal tu primer día? –preguntó con gesto serio.
-Horrible. –fue mi única respuesta mientras conseguía entrar y me acercaba a donde se encontraba para sentarme a su lado. Tenía que darle las gracias por haberme dejado la caja de las cápsulas tan a mano y haberme librado de una buena. Pero de repente la muralla que rodeaba mi corazón me recordó que debía mantener las distancias, así que me aparte un tanto de él, aunque seguí sentada en el sofá.
Comprobé el estado de mi muralla. Intacta.
-Siento lo que ha pasado...
Sus palabras me hicieron pensar. Félix era el director del instituto, y por lo tanto debería de estar al corriente de la situación familiar, así que… Erik al igual que el resto de los Joks tendrían que saberlo desde hace al menos dos días.
-¿Por qué no me lo dijiste?-pregunté desolada.
-No era el momento. –me contestó mientras clavaba sus ojos grises en el techo.
-¿Y ahora si que lo es? –mi voz sonaba nuevamente llorosa, aunque no lo pudiera demostrar físicamente.
-No... Sigue sin ser el momento. –hizo una pausa para mirarme intensamente. Noté como una pequeña brecha se hacía paso en mi muralla, pero no dejé que devastara mis cimientos. –Nunca es el momento para las malas noticias.
En seguida capté el doble significado de sus palabras.
-¿Hay más problemas que no me hayas contado?
Erik no me contestó, simplemente se acercó con la agilidad que nos caracterizaba y me besó apasionadamente.

Me quedé transpuesta. No supe como reaccionar en aquellos momentos.
Notaba la intensidad de aquel beso, la pasión que descargaba en él, pero...
Le aparté suavemente de mí, confusa.
-¿Por qué has hecho eso? –le pregunté mirándole a los ojos. Noté como la muralla empezaba a tener unas grietas de más.
-Quería asegurarme de una cosa. –su voz sonó curiosa, y sus ojos me lo demostraron. Me observaban fijamente, llenos de deseo.
-No quiero que juegues conmigo. –esta furiosa. ¿Me había probado? Exactamente ¿qué quería de mí? No entendía nada... y la muralla seguía desquebrajándose.
-Lo siento.
Suspiré indignada mientras me levantaba y caminaba hacia la puerta. La abrí invitándole a salir.
Erik captó mi indirecta a la primera. Así que se levantó obediente para salir de mi habitación.
- No espero que lo entiendas. –me dijo mientras pasaba por mi lado. – Si has sentido algo esta noche, tan solo te pido una cosa...
-No. –no le dejé acabar la frase, mi muralla me lo impedía. –No he sentido nada.
-Esta bien. –esta vez fue él quien salió avergonzado.
–Nos vemos mañana, Vic.
Le cerré la puerta en las narices y a continuación caí desplomada en el sofá de cuero negro.
Tenía ganas de llorar, de gritar, de ponerme a patalear como una niña pequeña. Odiaba el amor, tan solo sabía hacer daño a las personas más débiles. Y yo era una de ellas.
Odiaba al mundo en general por hacerme sufrir de esta manera. Primero Lucas me abandonó, luego me mataron para existir eternamente una vida que iba de mal en peor. Después maté a mi ex novio a sangre fría. Y ahora mi madre había muerto, Erik no paraba de intentar destruir la muralla que protegía mi corazón ya muerto ¡y ni siquiera podía estar a gusto con mi propio padre! Su sangre me confundía y me obligaba a tener que alimentarme por la noche como un sucio mosquito.

¿Qué más podía suceder?

Me quedé la noche en la mansión Joks. Podría haber regresado a casa, pero allí me sentía incómoda ya que no paraba de escuchar el flujo de sangre de mi padre, o el bombardeo de su corazón. Así que allí me quedé, dándole vueltas a las mismas ideas de siempre: que si debía alejarme de Erik, que si me ocultaban cosas de mi propia naturaleza, que si debía averiguar lo que escondía aquel libro… Creo que todo aquello estuvo vagando por mi mente una pequeña parte de la noche, porque lo que de verdad estuvo latente fue la muerte de mi madre.
Y en cuanto me descuidé un poco escuché desde lejos el canto de los pajarillos al amanecer. Debía de regresar ya a casa a no ser que quisiera pasarme todo el día encerrada o tener que mandar a alguien a mi casa a por la caja, lo que sería nuevamente admitir un descuido. Además mi padre estaría a punto de levantarse para ir a trabajar y no creo que le gustase el no encontrarme en la cama la primera noche que su hija volvía a casa.
Me estiré todo lo que pude y salté por la ventana (¿Qué por que no utilizaba la puerta cómo todo el mundo?, muy sencillo, cuando te cuesta el mismo esfuerzo saltar por una ventana que abrir una puerta, eliges la ventana que está más cerca de tu posición y que supone para tu mente algo más extraordinario). Corrí a toda velocidad hacia mi casa mientras notaba los primeros rayos del sol inundando el cielo.
Después de dos minutos ya me encontraba completamente a oscuras en mi habitación. Por un momento llegue a pensar que no conseguiría aparecer en casa a tiempo, pero lo había logrado justo en el momento indicado, ya que el despertador de Luís estaba sonando en aquel mismo instante.
Me hice la dormida cuando entreabrió la puerta para asegurarse de que seguía ahí, de que nada había sido un sueño y de que siempre nos tendríamos el uno al otro. Y así pensaba ser, quizá mi madre nos había abandonado dejándonos con la mayor de las tristezas, pero me juré a mi misma nunca dejar a mi padre solo, no lo soportaría.

Esperé hasta que escuché como Luís cerraba la puerta de la entrada y arrancaba el motor del coche en dirección a la oficina.
Hoy iría al instituto por una parte para distraerme y no quedarme en casa lamentando la falta de mi madre, y por otra porque no soportaba el hedor que aún embriagaba toda la casa. Así de paso vería a Melisa, que según mi padre, había llamado a casa cinco veces por semana para preguntar como estaba.
Me puse el uniforme que seguía colgado en mi armario, como si nunca me hubiese marchado, y me lo coloqué como pude, ya que me venía un poco grande. Acto seguido me miré en el espejo de mi cuarto. No tenía el mejor de los aspectos con aquella ropa tan ancha, pero estaba segura que sería la más hermosa del instituto si exceptuábamos a la señorita Dolç y puede que Catherine.
Bajé las escaleras con tranquilidad (pues quedaba más de dos horas para que comenzaran las clases) y cogí una de las cápsulas de debajo de las escaleras. Miré atentamente la hora. Eran las seis de la madrugada, por lo que me tendría que llevar una más para tomármela en el almuerzo.
Me la metí en el bolsillito que llevaba la falda, a buen recaudo y acto seguido desayuné unas cuantas bolsas aunque ya estaba bastante satisfecha. Pero era la primera vez que me iba a encontrar delante de tanta gente, y a pesar de tener superado mis instintos asesinos, prefería asegurarme de no cometer ninguna estupidez.

Por fin se hizo la hora así queme dirigí a paso humano hacia el instituto, para no llamar la atención, aunque no pude evitar tardar unos cuantos minutos de menos en llegar a mi destino.
Por primera vez en toda mi “vida” tuve que esperar en la puerta a que sonara el timbre para poder comenzar las clases. Siempre había llegado tarde o justo a la hora, no solo en este instituto, si no en el anterior. El tiempo, era curioso poder aprovecharlo tan bien cuando disponías de toda una eternidad por delante, y sin embargo siendo humana lo malgastabas a cada segundo.
Una mano interrumpió mis pensamientos cuando se posó en mi hombro.
No me hacía falta girarme para saber a quien pertenecía aquella mano, esa piel fría de mármol la hubiera reconocido en cualquier lugar.
-Victoria. –me llamó la voz de Erik a mis espaldas, notaba tensión y quizá un poco de tristeza en su voz.. –Te quiero presentar a alguien.
Puse los ojos en blanco y acto seguido me giré con una gran sonrisa para disimular las ganas que tenía en aquel momento de conocer gente nueva.
Pronto todo rastro de fingida felicidad desapareció de mi rostro.
-Esta es Elizabeth. –me informó Erik, impasible.
El pelo rubio de la chica caía en varias capas por los hombros, bien alisado.
Sus ojos eran de un azul oscuro muy intenso que se asemejaban bastante a los míos, pero con la diferencia de la tonalidad.
Y sus labios perfectamente perfilados estaban serios. Toda su expresión era tensa.

La chica del cuadro...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/electro_princes
estefania
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 264
Fecha de inscripción : 08/09/2008
Edad : 26
Localización : Barcelona

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Sáb Nov 01, 2008 11:45 pm

OHHHHH!!!!!!!! Shocked Al fin se han besado! Aunque no haya sido el mejor momento. Y para colmo ahora aparece la chica del cuadro! Estará enamorado de ella no? Y también de Vic. ¿¿De donde ha salido?? Uf uf.

Pobre Vic, le viene todo de golpe. La muerte de su madre Sad y lo de Eric. Tiene que luchar. Aunque claro... El señor Jocks le ha dicho que lo mejor es que no se amen. ¿Porqué? Si el la quiere, porqué no pueden estar juntos?

Ya se que nadie me va a responder... Pero POBRE Vic!

Y encima tiene sus ojos.. mm... rabia... Y él la tiene en un retrato...

Tendrá celos? Si, no?

Uh uh porqué aparece ahora? Ella también será vampiro no?

Si pensaba que no podria haber mas misterios iba al 100% equibocada.

Juu.. ahora estaras desaparecida un tiempo...

Suerte con la mudanza y aquí te esperamos!

Un beso
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://masjaner.blogspot.com
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 51
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Dom Nov 02, 2008 6:38 pm

Te vas en lo mejor

No te lo puede escribir una amiga porfa

mal empieza el reencuentro cn los humanos,lo primero que se encuentra que su madre esta muerta

Ahora que se han dado un beso Vic pasa,esas cosas se hablan era buen momento para que le hubiera resuelto un monton de dudas

Tarde o temprano pasara de la gente y no se podra resistir,ya lo veras

Vic sabe muy bien que le quiere,pero se esta tomando muy a pecho lo de que no se pueden juntar

Y ahora aparece la del cuadro ummmmmmmmmmmmmm que sospechoso

Lo mismo fue un antiguo amor de Erik y quiere dar celos a Vic

Aunque me inclino más a que lo mismo es una hermana de su pasado o una prima averigua

Haz todo lo posible porque alguien te lo pueda escribir

que te vaya bien en tu nueva casa

Y supongo que lo peor sera hacer amistades nuevas,salvo que ya las conozcas de pasar ahy tus vacas

madre mia cuantas peliculas he visto

bueno que vuelvas pronto te echaremos mucho de menos



TK
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Illyasviel_MujerLoba
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 03/08/2008
Edad : 24
Localización : En un mundo agonizante de hipocresia y apariencia... La Tierra

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Dom Nov 02, 2008 7:57 pm

Joder lo que me he estado perdiendo por culpa del maldito profesor de Quimica Mad
La historia esta de pm me encanta continuala pronto n_n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alumna de Medianoche
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 325
Fecha de inscripción : 18/07/2008
Edad : 26
Localización : En Medianoche

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Dom Nov 02, 2008 9:32 pm

Bueno bueno XD gracias por comentar todas! Y por unirte Illyasviel! Yo tambien odio a los profes que no te dejan tener tiempo libre! jaja

Vereis me paso para aclarar comentarios y eso ^^ me encanta que os guste la historia porque si, ahora es cuando aparecen los misterios ^^

Ahora mismo podría colgar más trozo pero... ¿no os parece que colgué bastante la ultima vez? XD nada mas que un capitulo de los largos!
Además que... taxan! no he rectificado más! Porque como ya os dije esta historia esta medio hecha, y lo que os voy colgando ya lo tengo escrito desde hace mucho. Pero he llegado a este punto donde no he rectificado más, asi que no puedo colgar ni aunque quisiera (que quiero! porque tengo que malcriaros XD) pero me es imposible en estos momentos ponerme a leer el fic, cambiar y añadir cosas! Asi que os prometo que en cuanto me trasladen el ordenador a mi casa nueva y me pongan internet lo primero que haré sera colgar un buen trozo ^^
Para entonces no puede colgar el fic ninguna amiga por lo que ya he dicho antes =S ni puedo yo ni nada U_U''

Espero no desilusionaros! Me daré toda la prisa que pueda =P

Muchas gracias a Todas!!! Anne, Estefanía, Illyasviel, Marh, Edhelgrim... todas las que me han comentado ultimamente!!

Gracias de verdad!! ^^










P.D: Me mudo de casa pero no de ciudad ni de pueblo ni de nada ^^ simplemente me cambio a la más nueva y dejo la más vieja para fiestas inoportunas! jaja Pero gracias de todos modos Anne por tu interes! Sois las mejores!!! ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/electro_princes
estefania
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 264
Fecha de inscripción : 08/09/2008
Edad : 26
Localización : Barcelona

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Dom Nov 02, 2008 10:24 pm

Bueno pues entonces ya sabes que aquí estaremos todas esperandote y teniendo paranoias de como sigue la historia Very Happy

Jo.. Echaré de menos leerte, pero bueno, lo bueno se hace esperar no?

De todas formas es una lata.

Espero que te vaya bien con la mudanza y que no tarden en ponerte el internet!

Tus lectoras te esperan!! Razz

Un beso guapissima!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://masjaner.blogspot.com
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 51
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Dom Nov 02, 2008 11:33 pm

Ami no se me ha echo largo todo lo que has puesto,pero que se lo digan a tu mano que se habra quedado muerta

yo quiero ser la primero que me incluyas para las fiestas inoportunas.

bueno en fin que toda te salga bien y que te echaremos de

MENOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

en las mudanzas se pierden muchas cosas espero que no se te pierda la historia es (broma)

Un besazo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
marh
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 335
Fecha de inscripción : 19/08/2008

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Lun Nov 03, 2008 9:57 pm

Nos has dejado con la miel en los labios!

Ais pobre Vic.

Y encima aparece la Elisabeth esa.

Yo creo que Erik quiere a Vic, pero de alguna forma está unido a Elisabeth y no puede dejarla. Por eso la besó la noche anterior, mientras podía.


Bueno, se te va a echar bastante de menos por aquí.

Espero que te guste tu nueva casa...

y que no tarden mucho en ponerte internet!!


Aquí te estaremos esperando.

Muchos bss ^^!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alumna de Medianoche
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 325
Fecha de inscripción : 18/07/2008
Edad : 26
Localización : En Medianoche

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Mar Nov 04, 2008 7:06 pm

Bueno!! os dejo un trozo mas del capitulo 11!!
Que conste que lo he corregido y mirado corriendo solo por no dejaros tiradas!!! no puedo hacer mas lo siento U_U''

espero que os guste de todas formas ^^



CAPITULO 11


-Hola. –le dije tendiéndole la mano amablemente, aunque totalmente aturdida. –Soy Victoria
Ella me contestó al saludo estrechándome la mano más fuerte de lo normal. No es que me hiciera daño, pero si que noté la fuerte presión que ejercía a propósito. Si hubiese sido humana me habría roto la mano en cuestión de medio segundo.
-Así que tu eres la intrusa en nuestra casa ¿no es así?
Abrí la boca para contestarle una barbarie, pero enseguida rectifiqué. No valía la pena armar un jaleo por su mala presentación.
-Si soy yo, la misma. –le contesté con una sonrisa amplia aunque en realidad la estaba mandando a un sitio muy asqueroso.
Elizabeth me miró de arriba hacia abajo como si fuese escoria y después se giró y entró por la puerta que el conserje acababa de abrir.
–Perdónala. –dijo ahora Erik. – Ha pasado un tiempo sola, y parece que le ha afectado el volver a casa y encontrarse a alguien nuevo.
-Ya veo... –aun estaba perpleja por el descubrimiento tan repentino de la chica del cuadro y más aún por su forma de tratarme ¿qué le había hecho yo?
De repente, sonó el timbre que indicaba el comienzo de las clases.
-Te veo en el almuerzo. –me dijo mientras se despedía con la mano, un poco tenso.

Entré en el edificio y me dirigí a mi aula, nerviosa. Era como revivir mi primer día de instituto, solo que esta vez iba a entrar sola.

Nada más pisar la clase, reconocí a todos mis compañeros... allí estaban Rocsan y Mélody, el tal Pipo que comenzó con mal pie a principio de curso, nuestra delegada Flore (una de las populares del instituto)... y por fin la vi.
-Melisa. –la llamé emocionada mientras llegaba hasta ella.
No le di tiempo a reaccionar, simplemente la abracé con cariño. Quería usar todas mis fuerzas en aquel momento, pero sabía que si lo hacía, la destrozaría.
-¿Quién... –comenzó ella. Pero yo la interrumpí mirándola fijamente, para que me reconociera. -¿Vic?- preguntó extrañada y al mismo tiempo eufórica.
Yo le sonreí con mi dentadura perfecta mientras volvía a abrazarla. Lo único que me hacia falta ahora era una amiga que me distrajera de todos mis problemas.
Melisa reaccionó y me devolvió el abrazo con fuerza. La escuché llorar en mi hombro.
-¿Por qué no te despediste? –me preguntó entre lágrimas de ilusión, hecho que envidiaba.
No supe que responder por segunda vez en el día.
-He estado tres meses sin saber nada de tí... –continuó mientras sus palabras eran cada vez menos inteligibles.- Ni siquiera sabía dónde estabas.
-Lo se. Y lo siento mucho.
Mi voz también sonaba extraña, pero aún así perfecta.
De repente, la señora Delam, mi tutora, entró en el aula y todos los demás ocupantes de esta se sentaron, así que Melisa y yo los imitamos. La charla tendría que posponerse para más adelante.
-Buenos días alumnos. –comenzó la profesora con una amplia sonrisa que pobló de arrugas su feliz y anciano rostro. No la recordaba tan alegre, pero lo achaqué a que ya se acababa el instituto. –Ya me ha comentado el director, que la señorita Victoria se ha vuelto a incorporar a la clase un día antes de las vacaciones de navidad.
Por una vez, di gracias de ser lo que soy, ya que, si continuara siendo humana estaría más roja que un tomate. ¿A quién se le ocurría incorporarse a las clases un día antes de que se terminasen? Ah claro, a mí.
Todas las miradas se dirigían en mi dirección, y por supuesto la de los pocos chicos de la clase, que me observaban con la boca abierta, casi babeándome.
-Y dicho esto. –prosiguió la señora Delam mientras escribía una frase en la pizarra. – empecemos con la clase. – Cuando terminó de escribirla, se dispuso a preguntar a Flore sobre esta. Era una de estas frases que has escuchado durante toda tu vida pero que no sabes quien las inventó y ni porqué.
La leí atentamente:

“El fin justifica los medios”

Maquiavelo, por supuesto. Esa había sido “mi” frase durante estos tres largos meses de entrenamiento duro. Por suerte, había comprendido que aquella era una oración que jamás debería volver a repetir.
Flore miró a la clase con superioridad, como era normal en ella, mientras respondía airosa:
-La dijo Maquiavelo. Esta frase, resume todo su pensamiento ético.
-Muy bien. –la aprobó la señora Delam mientras le colocaba su tradicional positivo en el cuaderno de notas.

Así paso una hora detrás de otra, donde mi aburrimiento iba aumentando a grandes zancadas, al igual que mi impaciencia. Necesitaba hablar con Melisa tranquilamente, y con una conversación de cinco minutos entre clase y clase no me bastaba.
Por lo que me esperé a la hora del almuerzo, donde las dos (acompañadas de Rocsan y Mélody) nos sentamos en la mesa del final a la derecha, como era de costumbre en ellas.
Era agradable sentir mi autocontrol sobre ellas a pesar de oler u oír fluir su sangre, aunque también ayudaba el estar llena. La sed era lo peor cuando estabas al lado de un humano, eso sin duda.
Aquello me recordó que tenía que tomarme la cápsula ya, así que la saqué disimuladamente del bolsillo de la falda y me la tomé sin que me viese nadie. Ya estaba asegurada otras tres horas al menos.
Todas me preguntaron por qué no había comprado almuerzo, y yo respondí lo que habría dicho de seguir siendo humana.
-No tengo hambre. –me miraron con cara dubitativa así que tuve que extenderme en mi explicación. –Desde lo de mi madre se me ha ido el apetito.
No me gustaba sacar aquel tema, y más como excusa, pero funcionó a la perfección ya que Rocsan cambió de tema al instante. Comenzó a hablar sobre las últimas notas y de que estaba muy nerviosa por ver los resultados de la primera evaluación dentro de una semana. La típica conversación del almuerzo vamos, pero de repente se calló y miró con una sonrisa bobalicona a mis espaldas.
Suspiré.
No me hacía falta girarme para saber de quien se trataba, dos pistas inconfundibles me lo decían.
Una. Su olor particular y el tacto gélido de su mano sobre mi hombro.
Dos. La cara ahora estúpida de Rocsan.
-¿Qué? –le dije un tanto fría. ¿Es que no podía pasar ni un día como una persona corriente sin tener que acordarme de que él estaba ahí siempre? ¿Así cómo iba a protegerme del error que deseaba cometer?
-Creí que te ibas a sentar con nosotros... –me dijo un poco intimidado. –Quería, bueno queríamos contarte una cosa.
-En otro momento, ahora estoy con ellas. – volví mi cara hacia él. Sus ojos grises se toparon con los míos, ahora fríos, casi inhumanos.
-Como quieras. –esta vez fue él quien puso voz severa y autoritaria. – Ya hablaremos.
Volví a dirigir la mirada hacia delante, impasible.
Todas me miraban perpleja. Al parecer que yo hablara con Erik, seguía siendo algo extraoficial.

Estuvimos hablando durante el resto del descanso, hasta que tocó la campana y tuve que ir a clase de biología.
En cuanto llegué, me volví a sentar en mi antiguo pupitre, pero esta vez, Erik ocupaba el otro asiento.
-¿Qué te pasa conmigo? –preguntó nada más sentarme con un bufido.
Medité un rato escogiendo las palabras adecuadas para explicárselo sin que se ofendiera.
No las encontré.
-Quizás estoy enfadada porque me besas sin motivo alguno y después me contestas que es para asegurarte de una cosa... por otro lado, esta esa tal Elizabeth ¿por qué nunca me hablaste de ella?
El señor Barner (mi profesor de biología) entró en la sala con una sonrisa bobalicona trayendo un maletín lleno de folios blancos.
-Silencio...-pidió mientras dejaba caer el maletín con un golpe sordo.-Teniendo en cuenta que es el último día solo os pediré que me hagáis un resumen sobre… -dejé de escucharle para prestar atención a las palabras de mi compañero.
-¿Qué querías que te dijera? –me Erik en un tono de voz tan bajo que tan solo yo podía escuchar.
-Cualquier cosa... –imité su voz.
-¿Como…?
-Como... ¿sabes que hay otro miembro en la familia que no conoces?
-No se me ocurrió.
No le contesté, mi ira estaba subiendo por momentos, y el olor a sangre en la sala no ayudaba a tranquilizarme. Bufé y dejé de prestarle atención con tal de relajarme.
Seguimos la clase en silencio, mientras el profesor Barner explicaba como debíamos hacer una redacción sobre el ADN.
Al rato, Erik volvió a hablarme de aquel modo que tan solo yo podía escuchar.
-¿Quieres que te diga la verdad de porque no te mencioné su presencia? –su tono de voz era duro, alarmante. Por un lado me intrigaba, pero por el otro... no sabía que tipo de respuesta me iba a dar, y si estaría preparada para ella.
-Si. –le contesté igualmente.
Esperé ansiosa su respuesta. Fuese cual fuese su contestación, mi rostro no iba a adoptar ninguna expresión. No le daría ese satisfecho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/electro_princes
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 51
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Miér Nov 05, 2008 6:47 pm

Que potito el encuentro con Melissa y sus amigos,la verdad que muchas ganas tenia de salir a la calle haber gente conocida,porque

ir al colegio el ultimo dia de vaca

te has quedado en lo mejor cuando le hiba a contar lo de la chica del cuadro.

sabemos el exfuerzo que has echo en escribir este capi y te estoy muy agradecida.

bueno te esperamos con inpaciencia y espero que solo dure lo que se tarda en dar un suspiro

te ecaremos de menos,pero no por eso te olvidaremos.


TK
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
estefania
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 264
Fecha de inscripción : 08/09/2008
Edad : 26
Localización : Barcelona

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Miér Nov 05, 2008 7:58 pm

AAAAAAAAAAAaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa Nooo!!!

Pobre, te estamos haciendo sufrir, pero aaaaixx como lo has dejado.

Ésto explicará muchas cosas.

Bueno, me encanta. Que bien que pueda seguir normal y volver a ver a sus amigas. Y también pobre Erik que se lo quiere contar pero pasa algo que lo enreda todo. Y Elisabeth... Sabrá que se gustan?

Estado histérico.. ya empiezo con mis paranoias. Me gusta cada dia mas porqué no adivino nada y la sopresa es mayor. Pienso que leerá el diario, no lo encuentra. Pienso que se van a besar, no, lo hacen en el momento menos oportuno. Es genial!

un beso wpa, te queremos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://masjaner.blogspot.com
marh
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 335
Fecha de inscripción : 19/08/2008

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Jue Nov 06, 2008 7:01 pm

Ahhhhhhhhhh!!!!!!!! Diossssssssssssss!!!!!!!!!!!!!

Cómo nos puedes dejar así???????!!!!!!!!!!!

Ay, lo has cortado en lo mejor, cuando más interesante se ha puesto. Sad

Espero que estefanía lleva razón y se besen I love you


Te esperamos impacientes.

Espero que te pongan internet pronto (que si no me da algo Laughing )


Muchos bss wapa!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alumna de Medianoche
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 325
Fecha de inscripción : 18/07/2008
Edad : 26
Localización : En Medianoche

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Vie Nov 07, 2008 7:34 pm

Actualizo chicas!! ^^

dentro de 3 días me quitan internet en mi antigua casa T_T asi que hasta que no me lo pongan en el nuevo piso, no podré actualizar, aunque intentaré que alguien cuelgue trocitos por mi parte si la espera se hace muy pesada ^^

Aquí os dejo un trozo!! =D


Se giró disimuladamente hacia mí para que el profesor Barner no le viera:
-Mira Vic, lo siento por todo, pero he estado toda mi existencia manteniendo una relación con Elizabeth.
Sus palabras me atravesaban poco a poco, mientras él se dedicaba a analizarme con aquellos ojos grises que tanto me gustaban, pero en los cuales nunca más volvería a sumergirme.
Acababa de descubrir que la muralla que había construido alrededor de mi corazón no era tan sólida y gruesa como yo había creído, sino que solo se componía de una fina capa de cristal que fácilmente se podía desquebrajar.
Escuchaba la voz del señor Barner como un susurro lejano que poco a poco se desvanecía hasta sumirse en el absoluto silencio mientras un estrepitoso ruido dentro de mí se ocupaba de llenar ese silencio. Era el sonido de algo al derrumbarse. Mi muralla de cristal.
Deseé llorar con toda mi alma, pero en vez de eso, no me moví, ni siquiera parpadeé en un buen rato. Simplemente asimilaba toda la información mientras intentaba juntar todos los pedacitos de cristal. Pero en el intento tan solo conseguí cortarme y sufrir mucho más.
Quería hacer mi muralla más fuerte, de piedra dura e indestructible, aunque en el fondo de mi ser sabía que eso ya era imposible.

Me había enamorado de alguien que jamás me amaría.

Terminó la clase sin que Erik y yo nos dirigiéramos la palabra. Ni siquiera nos miramos en la siguiente hora de latín, donde la señorita Dolç explicaba con énfasis la forma correcta de colocar los verbos en una oración pasada. Tema que ella ya me había explicado en su casa durante mi aislamiento, por lo que no tuve que prestarle atención y pude dedicarme a pensar, pensar y… ¡ah si! Pensar.
¿Sobre que pensaba en realidad? Sobre todo y nada al mismo tiempo. Odiaba la nueva existencia que me había tocado, odiaba los secretos, odiaba que Erik no se le hubiera ocurrido contarme que tenía novia desde hace trescientos años, odiaba quererle y sobretodo, odiaba que mi madre no estuviera en estos momentos para consolarme.
Tan solo tenía ganas de llegar a casa y encerrarme en mi habitación de sofá negro.
Fue curioso pensar en el término “mi casa” refiriéndome a la mansión de los Joks y no a mi verdadera casa, donde estábamos mi padre y yo, tan solo nosotros y ese olor apestoso.
Me pregunté si sería aquello a lo que Rango se refería. Que abandonase la casa antes de que Elizabeth regresara. Quizá él ya se había imaginado la atracción que yo sentiría por Erik, al igual que el señor Joks. Dios… que estúpida había sido hasta ahora. Todo habían sido pistas para que me marchara y no sufriera, pero yo, idiota de mí había decidido la opción más correcta, para variar.
Primero fue aceptar el cambio de Estrecolt a Silpront, luego creer que lo mío con Lucas podría salir bien, después emborracharme como una loca para condenarme eternamente y ahora enamorarme Erik a pesar de todas las advertencias.
¿Por qué no me lo dijeron claro? ¿Tan difícil era decir: Erik tiene una novia guapísima y a la que quiere mucho? Me habría bastado con eso, sólo con eso.
¿Y por qué justo cuando Rango se marchó regresó ella? ¿Es que no podía haber más de ocho miembros en la mansión Joks? Quizá Rango no se lleve bien con Elizabeth y decidiese abandonar a su familia durante el periodo que ella se quedara. Pero Rango tan solo iba a estar fuera dos años, ¿eso significaba que Elizabeth se marcharía cuando acabase ese periodo?
Estaba sacando conclusiones precipitadamente. Pero estaba desesperada y desconsolada.

-¿Vic? –la voz masculina de un chico alto y delgado me sacó de mi hipnosis. -¡Guau! ¡No creía los chismorreos!
Le miré atentamente, intentando recordar quien era. La clase ya había finalizado, y todos mis compañeros recogían sus pertenencias (incluido Erik) para marcharse a casa.
-¿Jorge? –pregunté sin dejar de mirar hacia la puerta, donde Elizabeth esperaba con una sonrisa traviesa a Erik.
-¡A si que te acuerdas de mí! –el chico sonrió y se revolvió el cabello, que volvió a adoptar su forma inicial nada más retirar la mano. - ¡Creí que te habías marchado del instituto porque me ofrecí a sentarme contigo!
Sonreí a duras penas mientras observaba marchar a Erik de la mano de su novia.
-Si, ya. –intenté centrarme en Jorge que esperaba una respuesta nervioso. – Siento no haberme acordado de tu proposición en la anterior clase.
-¡Oh! No pasa nada. –Sonrió de oreja a oreja- De todas maneras no te había reconocido al principio, pero luego un compañero me ha dicho que eras tú y he venido a buscarte.
Recordé en aquellos momentos que Jorge tan solo compartía mi asignatura de matemáticas conmigo, así que era cierto que había venido a buscarme a última hora.
-Bueno, pues ya me has encontrado. –intenté ser amable pero no era el mejor momento para tener una charla amistosa con un compañero de clase. -¿me querías para algo?
Jorge se ruborizó y yo pude ver claramente el ascenso de su sangre hacia su rostro. Algo delicioso en mi opinión.
- Pensaba si querías retomar la oferta de ser mi pupitrera.
-¿Pupitrera? –pregunté algo confusa.
-Si, ya sabes, compañera de pupitre. Pupitrera.
-Ah, claro si, como quieras. Nos vemos pues en el próximo trimestre.
Recogí mis cosas quizá un poco más rápido de lo normal y me despedí de Jorge sacudiendo la mano derecha mientras salía todo lo normal que me fue posible por la puerta roja.

Fue un día un tanto extraño. Nada más llegar a casa, el mismo olor pudiente que la caracterizaba me sacudió y me obligó a no respirar hasta que pude acostumbrarme a el. Después me dirigí a la cocina y ensucié un par de platos con unos macarrones congelados que encontré en el frigorífico y los dejé en la pila en vez de meterlos en el lavavajillas para que Luís, cuando regresara del trabajo, creyera que había comido. Acto seguido me dediqué a beberme un par de bolsas de sangre, a tomarme la capsula anti rayos solares y a llorar en mi fuero interno hasta que escuché los pasos agitados de mi padre al bajar del coche.
Así que me pasé la tarde junto a él, sin hablar de cómo nos había ido nuestro primer día después del fallecimiento de mi madre, ya que ambos sabíamos la respuesta. Mi padre tenía grandes ojeras y los ojos rojos e hinchados de tanto llorar y yo solo conseguía muecas en vez de risas.
En cuanto la noche inundó todo Silpront Luís se excusó y se fue a dormir muy temprano, sin duda deseaba estar solo para desahogarse y dejar de hacerse el valiente delante de mí. Así que aproveché y me fui a casa de los Joks.
En la situación que me encontraba ahora, la mansión era el último lugar donde quería aparecer. Pero el repugnante olor de mi antigua casa, y el vacío que había en ella por la pérdida de mi madre me hizo pensar lo contrario. Además, no tenía por qué encontrarme con Erik o con el nuevo miembro de la casa, Elizabeth. Simplemente tenía que entrar y dirigirme sin entretenimiento hacia mi habitación en aquella mansión. Allí me sentiría a gusto.
Esta vez entré por la puerta principal, quizá porque aquel día no me apetecía hacer el loco y subir por las ventanas, o quizá porque estaba tan desesperada que deseaba tropezarme a Erik a solas.
Pero no lo vi por ninguna parte en mi trayecto hacia mi cuarto.
Sin embargo, cuando fui a abrir la puerta escuché la inconfundible voz atontada y pijotera, aunque al mismo tiempo dulce y armoniosa de Elizabeth. Estaba hablando con Erik.
-Venga... acompáñame a ver las estrellas al tejado... –escuché que le decía ella.
-No tengo ganas. No me encuentro bien.
-¿Quieres que me quede contigo haciéndote compañía?
-Prefiero descansar. –la voz de Erik voz era fría y dura.
-Pero hemos pasado mucho tiempo sin vernos...
-No tanto tiempo, te visitaba muchas noches- se defendió él.
-Ya… pero ahora volvemos a vivir justos.
¡A si que era aquello! Mi cerebro funcionaba a mil por hora en aquel momento, ahogando (por suerte) los fuertes pinchazos de celos y agonía que irradiaba mi corazón.
Todas aquellas noches en las que Erik desparecía misteriosamente sin decir exactamente su paradero, era porque iba a visitarla a ella. Ahora me sentía más estúpida aún.
-¡Te he dicho que no!- la voz agresiva y amenazante de Erik hizo que volviera a centrarme en la conversación.
-Esta bien...- se escuchó nuevamente la voz de Elizabeth, que había perdido toda la dulzura para dar paso a un tono dolorido y resentido.
Escuché los pasos de la muchacha subir por las escaleras, mientras Erik habría su habitación con aquella llave que yo había utilizado una noche mientras él se ausentaba para verla.
De repente se escuchó un bufido de derrota y unos pasos que se alejaban siguiendo el camino de los de Elizabeth. Erik subía al tejado, junto a ella.
Con el corazón en un puño, salí de mi escondrijo y me acerqué hasta su habitación, para luego mirar escaleras arriba. No había nadie.
Me alegré de que el don de Erik fallase sobre mí, si no, hubiera sabido mi paradero en todo momento y no podría haber aprovechado aquel momento.
La puerta de la habitación de Erik estaba abierta.
Sin pensármelo dos veces, entré cerrando la puerta tras de mí con absoluto silencio y mi mirada se posó en el tablón correcto donde solía yacer aquel misterioso libro.
Esperaba que aquella vez Erik no se hubiese tomado la molestia de llevárselo consigo o esconderlo en otro lugar.
Por primera vez mis súplicas fueron escuchadas, porque cuando levanté el tablón allí estaba, su portada negra con un símbolo tribal dorado me trajo recuerdos de tres meses atrás.
Lo abrí cuidadosamente. Esta vez nadie me iba a interrumpir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/electro_princes
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 51
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Vie Nov 07, 2008 8:09 pm

ya sabemos donde se iba Erik por las noches jaaaaaaaaaaaaa

que golfillo

pero yo creo que pasa de ella la que le gusta es Vic y no sabe como contarselo ahora a Elizabeth llevaran siglos juntos

y va ser dificil dejarlo pues seguro que Elizabeth se pondria echa una fiera

por ffin espero que cuando puedas poner el proximo capi sepamos lo que hay en el libro,me muero de ganas por saberlo

haber si lo que pones es tan misterioso

continua en cuanto puedas

besazos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Illyasviel_MujerLoba
Neófito
Neófito
avatar

Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 03/08/2008
Edad : 24
Localización : En un mundo agonizante de hipocresia y apariencia... La Tierra

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Sáb Nov 08, 2008 10:24 pm

Coincido plenamente con Anne_Cullen XD
Espero que la mudanza se te haga corta y te instales pronto en tu nuevo piso
Bueno continualo cuando puedas
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
estefania
Cazador
Cazador
avatar

Mensajes : 264
Fecha de inscripción : 08/09/2008
Edad : 26
Localización : Barcelona

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Dom Nov 09, 2008 3:24 pm

Me ha encantado este trozo!

Pensaba que estarias tiempo sin colgar y sorpresa!! Que guai, muchas gracias de verdad!

Uau, vaya super trozo, enserio. Primero lo de la novia, se resuelven misterios y ahora ella txiiin no se deja vencer. Espero que encuentre en el diario cosas super bonitas!

A lo al principio vaya pesadez de tia y luego tipo que le coge cariño y despéus cosas románticas!! Very Happy

pobre Erik, en serio, aunque también no sabe bien bien lo que quiere, se ha de decidir ya! Y que misterio lo del Rango.

Cada vez es más guai!!

Besossssss!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://masjaner.blogspot.com
Anne_Cullen
Chupador de sangre
Chupador de sangre
avatar

Mensajes : 784
Fecha de inscripción : 27/06/2008
Edad : 51
Localización : Viviendo con Edward en Londres

MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   Lun Nov 10, 2008 1:09 pm

Hola cariño espero que todo te haya ido bien cuando leas esto.

Antes de colocar nada en tu habita,lo primero es el ruter Razz

Es broma te echaremos de menos espero que sea una espera corta.

Besazos y que todo te quede chulo,los cambios siempre son para bien


TK
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mi nueva no vida   

Volver arriba Ir abajo
 
Mi nueva no vida
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 7 de 8.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 Temas similares
-
» Nueva etapa, nueva vida
» NUEVA NOVELA DE ELENA PONIATOWSKA
» Una nueva vida
» La nueva mañica
» Un día más en la tediosa vida.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Medianoche :: .:Zona Fan:. :: Fan Fics-
Cambiar a: